Principales medidas del BCE ante la pandemia del coronavirus

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

La crisis del coronavirus ha provocado una crisis sanitaria a nivel mundial, pero además se prevé que va a tener también profundas consecuencias económicas. De hecho, ya se han producido considerables pérdidas en las Bolsas internacionales y el IBEX lleva cayendo en picado durante días. Todos estos indicadores vaticinan una posible crisis o recesión económica importante.

Todo parece indicar que tras la crisis sanitaria y humanitaria que estamos viviendo vendrá una desaceleración de la economía, no se sabe aún su envergadura. Teniendo en cuenta este panorama de confinamientos y paralización de la producción, las altas estancias económicas de los diferentes países afectados están tomando una serie de medidas para intentar mitigar el impacto económico del coronavirus. No obstante, también lo están haciendo organismos internacionales como la Unión Europea (UE), a través del Banco Central Europeo (BCE).

Medidas del BCE para contrarrestar los efectos de la crisis del coronavirus

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE) ha afirmado que “tiempos extraordinarios requieren acciones extraordinarias” y que “no hay límites a nuestro compromiso con el Euro”.

A continuación, Lagarde ha explicado las medidas concretas que el BCE va a aplicar para conseguir que la UE tenga la estabilidad económica a pesar de los efectos devastadores de la pandemia:

  • En primer lugar, el BCE comprará hasta 750.000 millones de euros, o 820.000 millones de dólares, en bonos del gobierno y de empresas y otros activos. De esta manera, el BCE quiere bombear dinero en efectivo a los mercados financieros profundamente agitados por la pandemia. Además, el máximo organismo económico de la UE ha resaltado que comprará más activos si fuese necesario, señalando por otro lado que está preparado para defender la eurozona con todas las armas a su disposición.
  • Es poco habitual que el Consejo de Administración tome una decisión tan trascendental fuera de una reunión ordinaria de política monetaria. Sin embargo, el Banco Central Europeo ha anunciado recientemente 120.000 millones de euros en compras adicionales de bonos, además de programas destinados a inundar la zona euro con crédito barato.
  • Por otro lado, el BCE ha destacado que dará flexibilidad a sus estándares de crédito y comprará activos con mucho más riesgo que en el pasado, incluyendo la deuda griega que fue previamente excluida debido a la baja calificación crediticia del gobierno. Al aumentar la demanda, las compras hacen bajar los tipos de interés que los emisores de deuda deben pagar.
  • Por último, el Banco Central Europeo dosificara las compras según fuera necesario hasta finales de año, lo que implica que está dispuesto a intervenir para defender a los países individuales de la zona euro del exceso de presión del mercado. En este sentido, según el comunicado del BCE, “el Consejo de Administración está totalmente preparado para aumentar el tamaño de sus programas de compra de activos y ajustar su composición, tanto como sea necesario y por el tiempo que sea necesario. Explorará todas las opciones y todas las contingencias para apoyar a la economía a través de este shock.”

El análisis que se puede sacar de este paquete de estímulos económicos anunciado por Legarde, denominado Programa de Compras de Emergencia para Pandemias (PEPP), es que parece orientado a desalentar a los inversores a apostar contra el euro.

¿Cómo afecta el coronavirus al sector inmobiliario?

Como hemos visto la crisis del coronavirus está afectando no solo en el plano sanitario y, por supuesto, humanitario, sino que parece que también repercute y repercutirá en todos los sectores económicos.

En lo relativo al sector inmobiliario, diversas fuentes afirman que aún es pronto para ver cuál será el alcance del impacto. No obstante, algunas de las consecuencias que se están dejando ver es la paralización en la toma de decisiones de compra o venta a la espera de cómo evolucione la crisis sanitaria. Esto se debe principalmente a que el confinamiento no permite salir a realizar ningún tipo de gestión: hipotecas, tasaciones ni, por supuesto, visitas a inmuebles, tanto para alquiler como para venta.

En este sentido, desde el sector se apuesta por una recuperación de las operaciones paralizadas durante la crisis del coronavirus, aunque puede que sea a medio plazo. También aventuran el mantenimiento de las operaciones de alquiler, que además, parece que van a ser el valor seguro del sector.

En conclusión, habrá que ver ir viendo cómo evoluciona la crisis sanitaria y cómo las diferentes medidas de inyección económica, tanto del Gobierno como de la UE, afectan al mercado y a los consumidores. El tiempo dirá.

Etiquetas