Los 8 edificios de Lloyd Wright Patrimonio de la Humanidad

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Su obsesión fue convertirse en el mejor arquitecto norteamericano de la historia. Probablemente aún lo es ya que su legado continúa muy presente en la arquitectura contemporánea. La prueba es que ocho de las creaciones de Frank Lloyd Wright (1867-1959) han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Más de la mitad de sus 1.100 diseños fueron construidos, entre ellos, edificios comerciales, rascacielos, resorts, museos, iglesias, casas particulares, muebles, textiles y lámparas. Una vida prolífica en la que destacan estas ocho joyas.

Museo Guggenheim de Nueva York (1977)

Comenzó su construcción en 1943 y no se finalizó hasta 1959, seis meses después del fallecimiento de Lloyd Wright. Para muchos, dejó para el final la más espectacular de sus obras: un cilindro blanco de hormigón que parece girar hacia el cielo como un remolino.

La Casa de la Cascada (Pensylvania, 1935)

Fue un encargo particular de Edgar J. Kaufmann, un adinerado empresario norteamericano. Es uno de los mejores ejemplos de arquitectura orgánica, una idea desarrollada por él que pretende integrar la construcción en el entorno natural.

Frederick C. Robie House (Chicago, 1909)

La expresión más espectacular de sus ‘casas de la pradera’, llamadas así por las líneas horizontales, los aleros pronunciados y la abundancia de plantas, lo que recordaba a las praderas que circundaban la ciudad de Chicago, donde instaló su primer estudio.

Hollyhock House (Los Ángeles, 1921)

La composición y geometría de los volúmenes recuerdan a las construcciones precolombinas en las que se inspiró. La escasez de huecos hacia el exterior logran un aislamiento natural para hacer frente a las altas temperaturas de la zona.

Unity Temple (Chicago, 1904)

Esta iglesia fue uno de los primeros edificios públicos diseñados por Lloyd Wright. Él mismo lo bautizó como ‘Mi joya’. Su estructura cubista supuso una revolución en la arquitectura. El material dominante es el hormigón colado, desconocido en esos años.

Taliesin (Wisconsin, 1911)

Ubicada en el valle del río Wisconsin, la propiedad fue su laboratorio de arquitectura orgánica. En ese entorno evolucionó su propósito de identificar el diseño artificial con el de la naturaleza. Se suele describir como la autobiografía de Lloyd Wright en madera y piedra.

Taliesin West (Arizona, 1937)

La construyó en el desierto de Sonora con la idea de que le sirviera como refugio para huir de la ciudad y del frío de Wisconsin. Pretendió evocar las típicas construcciones locales, utilizando además los mismos materiales: roca y arena.

Jacobs 1 (Wisconsin, 1936)

Fue la primera de las viviendas que construyó para la familia Jacobs. Es una de sus casas ‘usonian’, ideadas para la clase media de su país, económicas, funcionales, aportando en el diseño la búsqueda de la continuidad espacial y la horizontalidad.