Inversión inmobiliaria: balance del primer semestre del año

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

España goza de buenos tiempos para la inversión, gracias al crecimiento que la economía ha experimentado en los últimos meses del año. Oficinas, naves logísticas y hoteles son los principales activos donde los inversores otean un buen horizonte.

Un próspero momento

La economía española acumula ya 23 trimestres de avance, registrando también un gran dinamismo en las exportaciones. De hecho, en el primer trimestre del año, creció un 0,7%, algo que no sucedía desde 2017, según datos del Instituto Nacional de Estadística. El PIB también se aceleró. Las tasas positivas de la industria y el incipiente auge en la construcción han sido decisivos, así como la inversión empresarial y el empleo.

Oficinas: líderes en inversión

El volumen de inversión en activos mobiliarios ha crecido también en el primer semestre del año de forma considerable: oficinas, naves logísticas, hoteles y porfolios residenciales supusieron una inversión total de 2.870 millones de euros, una cifra que supone un incremento del 36% respecto al mismo período de 2018. Son datos del Informe elaborado por la consultora inmobiliaria BNP Paribas Real Estate, que también añade: “El buen momento que atraviesan la economía española, los fundamentales del mercado y las rentabilidades, colocan a España en el punto de mira de todo tipo de inversores”.

Los inversores siguen viendo en el sector oficinas un importante activo en el que profundizar, posiblemente fruto del dinamismo empresarial que produce en ciudades como Madrid y Barcelona. A nivel datos, este sector ha registrado 2.595 millones de euros de inversión, con fecha a 1 de julio, un 13% más que el total que registró en 2018 durante el mismo período.

Las operaciones más importantes

Madrid y Barcelona están en el punto de mira de los inversores. Como tal, estas dos ciudades han experimentado algunas de las operaciones inmobiliarias más importantes del 2019. Algunas de ellas son:

Castellana 200 en Madrid. Una operación llevada a cabo por Allianz por un importe de 200 millones de euros. El proyecto incluye 20.000 metros cuadrados de oficinas, un centro comercial de 6.500 metros cuadrados y 800 plazas de aparcamiento. El complejo se sitúa en una localización envidiable: entre los números 198 y 206 del Paseo de la Castellana, en pleno eje financiero de la ciudad y la idea es que se trasladen aquí firmas nacionales e internacionales de gran prestigio.

Torre Diagonal 00 en Barcelona. La adquisición de este inmueble, hasta la fecha sede de Telefónica, lo ha llevado a cabo el grupo filipino Emperador por un importe de 150 millones de euros. La idea de la operadora de telecomunicaciones era vender este activo por el que pagó en 2014 unos 130 millones de euros con el fin de hacer frente a la deuda que tiene actualmente. El impresionante rascacielos se encuentra situado junto al parque del Fórum, en una zona concurrida y cerca del centro comercial Diagonal Mar.

Torre Auditori en Barcelona. Uno de los activos que poseía la energética Iberdrola lo ha adquirido la gestora Aberdeen Standard Investments por la nada desdeñable cifra de 98 millones de euros. El inmueble cuenta con 23.000 metros cuadrados y fue construido en 2013. Se encuentra en un interesante emplazamiento: cerca del Fira District de la ciudad condal.

Residencias y hoteles: inversión con buen futuro

Aunque el sector oficinas es el que ha despertado mayor interés por los inversores, el mercado residencial también es interesante por el buen momento que atraviesa el alquiler. De hecho, según el informe de BNP Paribas Real Estate, el modelo que más éxito ha tenido es el llamado “llave en mano”. Esto es que el promotor construye las viviendas para que una vez terminadas, pasen a manos de los fondos de inversión. Según los datos registrados en el segundo trimestre el año, se han realizado transacciones de portfolios residenciales por un volumen de 470 millones de euros.

Otro de los sectores más atractivos ha sido el hotelero. En el segundo trimestre ha alcanzado un volumen de 410 millones de euros como resultado de todas las operaciones realizadas. Algunas de las más importantes han sido:

Hotel Meliá Valencia: se sitúa en la Avenida de las Cortes Valencianas, y antes era conocido como Hilton Valencia. El establecimiento ha sido adquirido por 43 millones de euros por Atom, la Socimi hotelera de Bankinter. El hotel consta de 110 metros de altura y 300 habitaciones, además de 20 salas de reuniones. Con esta operación, Atom sigue adelante con sus planes de crecimiento, con seis hoteles ya bajo su gestión, la mayoría vacacionales y del grupo Meliá.

Cinco hoteles del grupo Med Playa: Torremolinos, Benalmádena y Benidorm son los principales lugares en los que se encuentran los activos adquiridos por Azora, considerando la Costa del Sol y Benidorm como los destinos turísticos más consolidados de nuestro país. La idea de la compañía de inversión es realizar la reforma de estos hoteles y llevar a cabo su reposicionamiento en el mercado.