Todos los trucos para crear espacios de lectura en casa

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Intrigantes novelas, motivadores manuales de autoayuda o sesudos ensayos. No importa qué tipo de libro te cautiva, lo que está claro es que disfrutarás más de tu afición si montas apropiados espacios de lectura en casa. Aquí tienes las pistas para elevar al cuadrado uno de los grandes placeres de la vida

Casi el 69% de la población española lee algún libro a lo largo del año, según el Barómetro de Hábitos de Lectura 2019 de la Federación de Gremios de Editores de España. Y todo parece indicar que la pandemia impulsará al alza este índice, si bien el perfil del lector medio español, muy seguramente, seguirá siendo mujer de 55 años o más, universitaria y urbana.

Pero no solo ellas agradecen contar con un rincón especialmente consagrado a la lectura, para el que la primera regla es que no hay reglas: el espacio debe estar diseñado según las preferencias del usuario. Pero estamos seguros de que estas pistas ayudarán a iluminar tu creatividad

Dónde ubicar los espacios de lectura en casa

Si más que leer, devoras, ya sabrás que esta afición es practicable en cualquier rincón de la casa, pero contar con un espacio específico, resulta más estimulante.

Lo primero que tienes que hacer es elegir la ubicación. De no existir una habitación biblioteca, lo más habitual es el salón, pero muchos lectores hacen de la lectura un acto más relajado eligiendo el dormitorio. Otros lugares habituales son el despacho e incluso recodos infrautilizados como los rellanos de la escalera o, en el exterior, balcones y porches.

Selecciona tus espacios de lectura en casa: ‘Checklist’

Seguramente ya has dado con el lugar idóneo, pero antes de ponerte a trabajar en su diseño consulta esta checklist, te ayudará a valorar puntos fuertes y debilidades:

  • Está iluminado por una fuente natural de luz como ventana o balcón
  • Dispone de espacio suficiente
  • Es fácil ubicar una lámpara de lectura
  • Mantiene una temperatura agradable en todas las estaciones del año
  • No dificulta la actividad general de los otros habitantes de la casa (si los hay)
  • Permite una fácil ventilación 

Mejor sentado que tumbado

Llega el momento de elegir el mejor complemento al libro, el mueble de lectura. Aquí la recomendación es optar por uno que te permita leer sentado, manteniendo la espalda en un ángulo entre 95° y 105°, y recogiendo la zona lumbar. Lo que lleva a concluir que el clásico sillón de lectura es el más idóneo. Y si en cualquier caso eres un amante del vintage, también puedes optar por una buena mecedora para hacer de los espacios de lectura en casa un placer.

Pero quizá seas uno de esos, que gustan de acompañar la lectura de alguna que otra cabezadita. En este supuesto, la mejor opción es elegir un sillón orejero buen reposapiés o puf, ya sea a juego o no. En esta opción el sillón Eames Lounge – inspirado en este gran clásico–, sigue siendo un diseño imbatido desde los pasados años 50.

Por otra parte, si el pretexto es abrir el libro para echar una siesta, el consejo es una chaise longue, muy decorativa si hay espacio suficiente. Otra opción es buscar un pequeño sofá o encargar a un carpintero una base de madera a la medida tipo cama y tapizar una colchoneta con una tela coqueta. Esta solución ofrece además una cama auxiliar.

Para los lectores más alternativos hay otros rincones de lectura. El modelo chill-out de inspiración mediterránea, árabe o asiática siempre es efectivo para los amantes de las alfombras y los cojines. Y para el rincón de lectura exterior, la hamaca, mucho más cómoda si lleva separador, y el chinchorro. 

La iluminación, el gran secreto de los espacios de lectura

Si tenemos la suerte de contar con luz natural, lo más apropiado es que entre de forma lateral. Sin embargo, siempre hace falta una fuente de iluminación alternativa. A la hora de elegirla, ten en cuenta estas variables:

  • Temperatura de color. Los expertos aconsejan una iluminación fría con bombillas o LED superiores a 5500° Kelvin (K). Sin embargo, puede resultar más agradable y decorativo optar por una luz intermedia o neutra de 3400°K a 4200°K.
  • Potencia. Va a depender del tipo de lámpara por el que se opte, pero debe buscarse una potencia de 60W de las antiguas bombillas incandescentes, lo que equivale a 7W de una bombilla LED. En cualquier caso, la mejor solución es optar por una lámpara regulable que permita adaptar la intensidad según la luminosidad exterior.
  • Ubicación. De nuevo entra en conflicto la recomendación técnica y los principios de la decoración. En contra de lo que se piensa, la mejor iluminación para la lectura es desde el techo, su haz es más difuminado y regular, lo que suaviza las sombras. Sin embargo, nuestro rincón de lectura gana varios enteros cuando se opta por una lámpara de pie orientable, que en el caso de dificultades con el espacio puede ser un aplique de lectura o una práctica lámpara flexo de pinza. 

Personaliza los espacios de lectura en casa

Si nuestras pistas te han convencido, tu rincón de lectura está cerca de una ventana, contará con un sofá orejero, un puf y una lámpara de pie. Cuando se cuenta con espacio suficiente se debe añadir una mesita auxiliar para dejar el libro o lector electrónico y la taza de té. El otro imprescindible, por supuesto, es una manta de sofá y un cojín, elementos que refuerzan la sensación de confort en todos los espacios de lectura que se precien.

El reto es conseguir que todos estos elementos dialoguen de forma armónica entre sí y con el resto de la estancia. Puedes optar por diseños clásicos como el de club londinense o rompedores por estas latitudes como el del chill-out marroquí. Si buscas un ambiente menos marcado, opta por un espacio cálido en colores neutros combinando diferentes tipos de tejidos, perfecto si lo aderezas con alguna planta.

Por otro lado, otro de los trucos para lograr unidad en el conjunto es montar los espacios de lectura en casa sobre una alfombra adecuada al ambiente que se busca, de inspiración oriental o peluda para lograr un ambiente más moderno. Otra opción es jugar con los contrastes, por ejemplo, en un ambiente más moderno apostar por un orejero con remates en madera, o en un ambiente clásico una lámpara de vanguardia.

Lo importante es que el conjunto invite a relajarse y a sumergirse en las páginas de un gran libro.