Organizar la entrada de tu casa es ahora más fácil con estos consejos

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

La entrada de una casa es su carta de presentación. Es la primera estancia que vemos cuando llegamos de la calle y el lugar de transición entre nuestra intimidad y el mundo exterior. El espacio en el que recibimos a las visitas y donde terminamos de arreglarnos antes de irnos.

En ocasiones minimizamos la importancia que tiene el hall de nuestra casa y lo consideramos una estancia “menor”, por lo que no prestamos demasiada atención a su decoración. Sin embargo, contar con un recibidor organizado es importante, ya que nos permitirá sacarle el máximo partido.

Elementos imprescindibles para organizar y decorar la entrada de tu casa

Existen multitud de recursos para organizar y decorar la entrada de tu casa. El espacio será, probablemente, nuestro principal problema a la hora de poner en marcha el diseño que hayamos pensado, ya que, por lo general, esta habitación no suele contar con muchos metros cuadrados. Razón de más para reflexionar acerca de qué elementos son imprescindibles:

Consola o mesa

Será el espacio que utilizaremos para dejar las llaves, las cartas o el bolso al llegar a la casa. En la pandemia, muchas personas han aprovechado este espacio para colocar mascarillas y no olvidarse de ellas cuando abandonamos el hogar.

Perchero

Quitarse el abrigo es uno de los grandes placeres cuando llegamos a casa, pero para que no acabe tirado en cualquier rincón de la casa lo ideal es contar con un perchero que nos permita tenerlo siempre a mano. Un perchero de pared no nos robará mucho espacio. Y si está a la altura de los niños, les facilitará que sean autónomos.

Zapatero

Este mueble nos permitirá tener a mano los zapatos que más utilizamos, de manera que no tendremos que ir a buscarlos a un armario. Un zapatero es importante para mantener el orden en el hogar, especialmente en las familias que tienen niños pequeños.

Estanterías

Una estantería sencilla permitirá acceder a complementos como gorros, boinas, pañuelos o bufandas. O también guardar aquellos accesorios como un maletín de trabajo. No es necesario que sean las estanterías sean muy grandes o llamativas, pero sí necesitaremos que estén a una altura adecuada.

Espejo

Un espejo sirve para echar un último vistazo a nuestro aspecto antes de abandonar la casa, corregir el maquillaje o, simplemente, sonreírnos para comenzar el día con positividad.

Plantas o flores

Aunque no tienen una función organizativa, una planta o unas flores siempre terminan de completar la decoración del recibidor y le aportan un punto de frescura y personalidad.

Banco o butaca

Si el espacio disponible lo permite, nada mejor que tener un banco o una pequeña butaca o taburete, lo que nos facilitará el intercambio de calzado. Además, resultará cómodo para esos momentos de espera que irremediablemente pasamos en el recibidor.

Colocación de los muebles

Para organizar y decorar la entrada de tu casa correctamente, la colocación de los distintos elementos que necesita un recibidor dependerá del espacio que tengamos disponible. Para recibidores pequeños, mejor prescindir de los percheros de pie y optar por uno de pared. De igual manera, si no podemos colocar un espejo de cuerpo entero, podemos optar por uno de medio cuerpo, que podría ir situado encima de la consola.

La cómoda puede ser un mueble amplio con cajones, pero si no disponemos de tanto espacio podemos suplirla por una mesa sencilla y no demasiado ancha. Los cajones podemos sustituirlos por estanterías, con la única precaución de situarlas a la altura adecuada para no golpearnos con ellas.

Las entradas con más metros cuadrados podrán disponer de un pequeño sillón, que será perfecto para estar cómodo en los ratos de espera. En los recibidores más pequeños, sin embargo, hará la misma función un banco corrido, si tenemos libre alguna pared, o incluso un taburete, que nos facilitará el cambio de calzado.

Por otro lado, la lámpara debería ir situada encima de la cómoda, aunque también podríamos poner apliques de pared. Si queremos dar un toque personal optaremos por un florero o una maceta, colocados encima de la cómoda o sobre las estanterías.

Por último, el paragüero podría ocupar cualquier rincón, siempre que lo situemos cerca de la puerta de entrada. Y el zapatero debería ser discreto, aunque de fácil acceso. Puede ser una pieza comodín, de manera que jugaremos con su forma y tamaño para adaptarlo al hueco que tengamos disponible.

Diferentes tipos de entradas

La decoración no está reñida con un recibidor organizado. Lo ideal es encontrar un punto intermedio entre lo bonito y lo práctico, independientemente de cuál sea nuestra inspiración.

Estilo minimalista

Ideal para espacios pequeños y para personas eminentemente prácticas. Si buscamos un espacio funcional deberemos contar con un aparador simple y que ocupe poco espacio, un perchero de pared y un pequeño espejo. El resto de los elementos son prescindibles.

Recibidor clásico

Quienes se decanten por un corte clásico pueden elegir muebles con antiguos y con solera, de madera noble, y elementos decorativos en dorado. Un espejo con marco de escayola, una lámpara con pantalla o una butaca con un bonito textil terminarán de darle un toque atemporal. Estas entradas son, sin embargo, más decorativas que utilitarias.

Entrada nórdica

Si optamos por el estilo escandinavo debemos priorizar el blanco y, en contraste, piezas de hierro de color negro y pequeños apuntes en madera. Una planta le dará un toque verde y natural, y romperá la seriedad de la estancia.

Toque rural o bohemio

Para dar a un recibidor un toque rural o bohemio se puede optar por muebles o espejos de mimbre, bancos de madera, alfombras étnicas y algunas plantas de tipo cactus o en forma de espiga. Este hall resulta muy adecuado para casas en el campo o segundas residencias más desenfadadas en la playa.

Aires industriales

Los amantes del estilo industrial disfrutarán con un recibidor que luzca muebles metálicos, y en tonos grises, marrones o negros. Detalles en óxido o en cuero envejecido terminarán de completar un estilo muy personal.

Ambiente colorista

La combinación de pared blanca con muebles y detalles de colores siempre es una apuesta segura en familias alegres, aventureras y que tengan niños en casa. Se trata de combinar, de una forma armónica, la paleta de colores de los diferentes elementos que componen el recibidor con el fin de crear contrastes.

Un recibidor con diferentes elementos útiles, como zapatero, cómoda, estantería o perchero, nos ayudará a tener una casa cómoda y gran parte de nuestros objetos cotidianos en orden y organizados.

Sigue estos pasos para ordenar y decorar la entrada de tu casa y encuentra la armonía que necesitas en tu hogar.