El sector financiero e inmobiliario tienden puentes de colaboración

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Como puente entre el sector financiero y el promotor, el foro de debate de FIMO (El futuro de la financiación inmobiliaria) nace para constatar que la recuperación del sector inmobiliario se quiere asentar sobre nuevas reglas de entendimiento y actuación. Una iniciativa de BBVA y Asprima (Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid) que en su primera edición deja constancia de la voluntad de todos los agentes implicados por conseguirlo: “Que estemos todos juntos hoy aquí responde a la inquietud colectiva de que tenemos que abordar el futuro después de ocho años difíciles“, comentó a la sala Agustín Vidal-Aragón, director general del área Real Estate de BBVA.

Por su parte, Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de Asprima, advertía desde su discurso inaugural lo pertinente de la iniciativa: “Es absolutamente necesario que el promotor conozca cómo funciona el sector financiero y eso, en definitiva, implica entender los acuerdos de Basilea III, que pretenden dar más seguridad a las entidades y favorecer un menor apalancamiento”.

Las reflexiones de Agustín Vidal-Aragón, apuntaron a este objetivo de colaboración. En su opinión, “los precios de la vivienda han llegado a su equilibrio, hoy las condiciones financieras del mercado permiten a una familia con una renta media acceder a unas mejores condiciones de compra de vivienda que en 2008″. Pero pese a reconocer indicadores positivos como la generación de empleo o la evolución del PIB, Vidal-Aragón apuesta por la prudencia, que se recoge en la estimación de las principales magnitudes del sector vivienda previstas por la entidad para 2016, “cuando el entorno del sector ya esté más estabilizado y se haya absorbido la mayoría del stock útil de vivienda legado por el boom”.

Principales líneas de actuación

Para poner en valor lo aprendido, Agustín Vidal Aragón explicó las líneas de actuación marcadas en la estrategia de BBVA, que resumió en cuatro: dar salida al producto terminado del balance en las mejores condiciones posibles del mercado y para sus destinatarios finales; poner en valor el suelo y solares del balance del banco de la forma más adecuada y en colaboración con el sector; dar normalidad a la financiación con el promotor centrándose en los proyectos de calidad; y, por último, para dar respuesta al nuevo mercado, impulsar un proceso de reconversión multisectorial de todos los agentes implicados.

Criterios de valoración para la financiación

Otra de las intervenciones más esperadas en la mañana fue la del presidente de Sareb. Jaime Echegoyen hizo balance del camino recorrido por la sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria, “que poco a poco se va organizando en torno a sus clientes”. Echegoyen aprovechó para explicar a la audiencia que la mayor aportación de la entidad al sector promotor es dar un tiempo necesario para contribuir al saneamiento del sector: “No somos un banco porque no captamos fondos, pero nos centramos en hablar con el sector y cerrar muchos acuerdos de colaboración”.

Por su parte, Juan de Ortueta, director de Financiación Real Estate de BBVA, aprovechó su cercanía con el sector promotor para explicar los criterios de valoración para la financiación de BBVA en esta nueva fase: ubicación -“muchos de los problemas que todos tenemos hoy día parten de un error en el análisis de las necesidades demográficas”-, tipología de vivienda -“la que demande cada mercado”-, y demanda contrastada -“apoyamos proyectos cuya certeza de éxito esté ratificada por la preventa”. 

Los grandes fondos confían en España

FIMO también quiso recabar la opinión de otros importantes dinamizadores del mercado inmobiliario con la presencia de diferentes fondos de inversión que coincidieron en señalar que el inversor organizado identifica como atractivo el sector inmobiliario español siempre que seleccione muy bien cada operación. Para Ismael Clemente, presidente de Merlin Properties, es básico que el mercado español presente “unas condiciones de transparencia y seguridad que permitan homologarlo con los más avanzados”.

En su primera edición, FIMO ha demostrado la importancia de contar con espacio para la reflexión entre inversores y promotores inmobiliarios. Una iniciativa que nace con vocación nacional y de permanencia, según anunciaron sus organizaciones.

Etiquetas