¿Qué suelo debo instalar en casa?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El suelo es la superficie de la casa que más sufre el desgaste y, al mismo tiempo, uno de los elementos que mayor personalidad confieren a la vivienda. Cuando llega el momento de cambiarlo conviene disponer de toda la información para acertar tanto con el estilo como con la elección del material.

En primer lugar hay que tener en cuenta aspectos del entorno y del uso de la vivienda:

  • Resistencia y durabilidad. Deberá ser una prioridad si los espacios son muy transitados o soportan muebles pesados o móviles (por ejemplo, sillas con ruedas). También si tiene fuentes de calor directas o sufre fuertes cambios de temperatura, lo que provocará tensiones por la dilatación y contracción.
  • Capacidad de aislamiento acústico y térmico. No es lo mismo un piso con vecinos debajo, en los que es prioritario evitar los ruidos, que una vivienda unifamiliar en contacto con el terreno, que precisa retener el calor y evitar humedades.
  • Mantenimiento. ¿El suelo se va a ensuciar a menudo? ¿Es delicado? ¿Hay niños y mascotas en casa?
  • Estética. Debe encajar con la decoración del hogar.
  • Precio. No solo hay que fijarse en el coste del metro cuadrado y la superficie a cubrir, también en el sistema de instalación. Colocar una tarima flotante o el vinilo es fácil y rápido, hasta el punto de que la obra puede realizarla el mismo propietario. No así la piedra o la madera.

A partir de las prioridades fijadas, se podrá elegir el material más adecuado. Estos son los que ofrece el mercado:

Piedra

Los materiales más habituales son el granito, la piedra arenisca, la pizarra y el mármol. Su ventaja es la durabilidad, su resistencia a las humedades y a todo tipo de sustancias, y su fácil mantenimiento. Su desventaja es el precio, el más alto de la distintas opciones.

Micro-cemento y hormigón

El material se extiende sobre un suelo anterior, lo que facilita la instalación. Al dejar una superficie lisa, evita las filtraciones. De enorme dureza y durabilidad, soporta el calor y no lo transmite (mejor para ambientes cálidos).

Vinilo y PVC

La opción más económica, tanto por el coste del material como por la sencillez de la instalación. Ambos ofrecen una gran resistencia al tránsito y a la suciedad, por lo que suelen ser una buena alternativa para las cocinas. Alta capacidad de aislamiento. Además, existe una enorme variedad de diseños y colores.

Baldosas

Resistentes, soportan bien el calor y la humedad, pero no siempre otras sustancias. Dependerá de la calidad de la cerámica (los precios son muy variados). Fácil de mantener pero difícil de instalar.

Madera

El mejor aislante y el más cálido, pero también el más poroso y el que exige un mayor cuidado en su mantenimiento. No es muy resistente, de modo que soporta mal el tránsito. Una buena madera siempre es cara.

Tarima flotante

Las calidades son muy diversas, de manera que varían mucho la resistencia y el precio. Buen aislante al amortiguar los ruidos de impacto. Fácil y barata de instalar.

Corcho

Es la opción más novedosa: ecológica, económica, agradable al tacto y excelente aislante, tanto acústico como térmico. Fácil instalación y resistencia media.

Etiquetas