Las tres claves para invertir en locales comerciales

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

¿En busca de una buena oportunidad inmobiliaria? La opción de invertir en inmuebles destinados a vivienda no es la única posible, de hecho, en algunos casos, la inversión en otros activos tales como locales comerciales así como en oficinas o incluso en plazas de garaje puede resultar más interesante que la primera, con tasas de rentabilidad que rondan el 8%.

Además, invertir en un local comercial presenta algunas otras ventajas, como por ejemplo el ser una posibilidad abierta al pequeño inversor, con capacidad para asumir un desembolso menor que el que conllevaría la adquisición de una vivienda. Otros puntos a favor pueden dirigirse a diversificar las inversiones en caso de que ya se cuente con una segunda vivienda y a la mayor flexibilidad y menor compromiso de los contratos de alquiler de los locales comerciales respecto al alquiler de vivienda lo que, a su vez, facilitaría la venta más ágil del inmueble, llegado el caso.  

Como contrapartida, la rentabilidad de los locales comerciales no es homogénea así que, para aprovechar todos estos beneficios, hay que elegir con criterio y tino. El conocimiento del comprador medio sobre los factores que hacen un local comercial rentable dista mucho del conocimiento medio del mercado de la vivienda entre los inversores particulares. ¿Qué hay que tener en cuenta para invertir con éxito en un local comercial? Presentamos las principales claves para encontrar una alternativa interesante:  

1. La localización

Es el factor que, sin lugar a duda, repercute en mayor medida en el éxito de cualquier negocio abierto al público y, por tanto, en la potencial demanda de un local comercial. La buena localización, traducida en un mayor flujo de viandantes y potenciales compradores, repercutirá, como es lógico también en el coste del local. 

Una local con una buena ubicación puede encontrarse tanto en una zona céntrica de tiendas o en un centro comercial como en un barrio periférico. Hay que poner en la balanza factores como la accesibilidad, la peatonalización de la calle, la posibilidad de aparcar o la cercanía al metro o al transporte público, entre otras variables.

2. Estado actual e intervenciones necesarias

En función de su estado actual, destino esperado (tiendas de moda, locales de servicios, restauración…) y de su ubicación geográfica, en el local deberán realizarse más o menos intervenciones para adaptarlo a la normativa vigente. ¿Ejemplos? Un local destinado a la restauración deberá contar con salida de humos y baño para minusválidos para conseguir una licencia de apertura. Para ello, se hace necesario conocer los requerimientos de las legislaciones estatal, autonómica y local.

En este punto, además, si el local comercial forma parte de una comunidad de propietarios conviene conocer en detalle sus estatutos, para poder evaluar los gastos comunitarios asociados y evitar posibles conflictos.

3. Cálculo del riesgo y de la rentabilidad

En todo caso y para asegurar el éxito de la empresa, el mejor consejo para asegurar el éxito de la inversión en un local comercial es el asesoramiento de expertos inmobiliarios que puedan ayudarte a evaluar los precios de los arrendamientos en las distintas zonas y la potencial demanda de locales en alquiler así como las perspectivas de vender de nuevo, llegado el caso, y con qué rentabilidad o, incluso, la posibilidad de convertir el local comercial en vivienda en un futuro, lo que podía llegar a incrementar el valor del inmueble hasta en un 50%.