Simplicidad y mayor información en la nueva factura de la luz

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El 30 de mayo se publicaron en el BOE los nuevos modelos de facturas de la electricidad que las comercializadoras deben adoptar antes del 1 de octubre. El objetivo es que cada consumidor disponga de información detallada sobre cuánto consume, cómo se divide el coste y dónde va el dinero que paga e incluso cuánto contamina por su consumo energético.

La factura variará según el tipo de tarifa contratada. Estas pueden ser: Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), con discriminación horaria, con precio fijo anual o tarifa de mercado libre. En todo caso, la ‘factura tipo’ se divide en tres bloques, cada uno recogido en una página. Conozcamos en detalle sus apartados:

Toda la factura en sólo tres páginas

Además de los datos de la compañía (nombre, teléfono de asistencia, urgencias y averías…) y del consumidor, en la primera página figurará el tipo de contrato (por tarifa) y su duración. Aunque lo fundamental en este bloque será conocer exactamente el gasto realizado, que se dividirá en:

  • El coste de la potencia contratada.
  • Lo que se paga por la energía consumida. En este apartado deberá figurar:
    • El consumo realizado en el periodo de facturación, aportando la cifra de la lectura anterior y de la última.
    • El consumo medio diario en ese periodo.
    • El consumo medio diario en los últimos 14 meses.
    • El consumo acumulado en el último año.
  • Los peajes de acceso a la red eléctrica.
  • Tipo de contador y su coste (si está alquilado o comprado).
  • Impuestos. Por un lado el especial para la electricidad y, por otro, el IVA.

A qué se destina el importe de la factura

En este bloque se informa sobre cuánto dinero reciben de cada factura todos los que intervienen en la oferta eléctrica. Estos son los apartados:

  • Cuánto dinero se destinará a cubrir el coste de la producción y el margen con el que se quedan las comercializadoras.
  • Importe de los impuestos aplicados (para el Estado).
  • Costes regulados. Todos quedan especificados y son los siguientes:
    • Coste del transporte y la distribución de la electricidad (red eléctrica), que representa el 32,12% de los costes regulados.
    • Incentivos a las energías renovables, cogeneración y residuos (inversiones en energías limpias). Representan el 36,28% de los costes regulados.
    • Otros costes. Por ejemplo, la retribución a las centrales de ciclo combinado, o lo que se aporta al año para cubrir el déficit de tarifa. Este apartado supone el 31,60% de los costes regulados.

Información sobre tarifas, origen y emisiones

El consumidor debe conocer que existen otras tarifas, en qué consisten, cuánto cuestan y cómo cambiarse. Por eso, en la factura aparecen esas opciones, además de un listado de comercializadoras que ofrecen los servicios, así como algunas referencias de comparadores en los que  averiguar si compensa el cambio.

Asimismo, en este tercer bloque también se informa del origen de la energía consumida (centrales nucleares, hidroeléctricas, térmicas, plantas eólicas o solares…) y las emisiones contaminantes que ha provocado su producción. De esta forma se pretende que todos seamos conscientes de que cuanta más electricidad gastemos, más contaminamos.

 

Etiquetas