¿Sabes lo que te ahorras si compras una vivienda en Madrid?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Desde el 1 de enero, comprar una casa en la Comunidad de Madrid es más barato. La razón es la rebaja de dos de las tasas que gravan la compra-venta de inmuebles:

  • El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), que se paga por las viviendas de segunda mano, ha pasado del 7% al 6%.
  • Los Actos Jurídicos Documentados (AJD), que gravan, entre otros, los documentos notariales sobre las escrituras que formalizan hipotecas y viviendas nuevas, se ha reducido del 1% al 0,75%.

Esta modificación, recogida en la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas, pretende, según el Gobierno autónomo, estimular el mercado de segunda mano aliviando el esfuerzo económico de los futuros compradores. Estamos hablando de miles de euros de ahorro, aunque la cantidad final dependerá del valor de la vivienda que adquieras.

Sobre un valor de 100.000 euros, la reducción del ITP supondrá una rebaja de 1.000 euros con respecto al año pasado; para uno de 250.000 euros, el pago disminuye en 2.500 euros.

Pongamos, por otra parte, que el comprador constituye una hipoteca de 80.000 euros sobre esa propiedad: el ahorro en el AJD sería de 200 euros; si el préstamo es de 100.000 euros, la rebaja sería de 250.

“El sector inmobiliario está llamado a tener una gran aportación en la recuperación,  y la fiscalidad es uno de los factores que más que influye en la reactivación de este mercado. De hecho, puede ser definitivo a la hora de que un ciudadano tome la decisión de invertir en una vivienda”, afirma José María Rotellar, viceconsejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid.

Con esta medida, la Administración madrileña asume que este año podría recaudar mucho menos por estas operaciones. Según su propia estimación, la rebaja del ITP puede costarle alrededor de 76 millones de euros y, la del AJD, unos 50 millones.

Lo que pierde con la rebaja pretende compensarlo estimulando el mercado, es decir, haciendo que aumente el número de ventas de casas. “La experiencia también nos demuestra que a impuestos más bajos, aumenta la recaudación”, concluye Rotellar.

Será fácil de comprobar si, en efecto, esta modificación fiscal tiene los buenos resultados que esperan en el Gobierno de Madrid. Sobre todo, porque la evolución del sector en esta comunidad se podrá comparar con la de las otras autonomías: en todas las demás el ITP es más alto (a partir del 7%).

En Cataluña, incluso, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales ha subido del 8% al 10%, equiparando su tipo al IVA por compra de vivienda nueva. Un caso similar al de Galicia, donde el incremento aprobado el pasado año fue de tres puntos: del 7% al 10%.

La razón de esta diferencia de criterio, según apuntan sus expertos, es que una rebaja de tasas puede provocar que la balanza del mercado se incline en exceso hacia la vivienda de segunda mano en perjuicio de la nueva. Por una vivienda usada de 150.000 euros, en Madrid se pagaría 9.000 euros en concepto de ITP (6%); si fuera nueva, el gravamen se elevaría a 15.000 por el IVA (10%). La brecha se agiganta en casas de alto valor: por ejemplo, en una de 500.000 euros, la diferencia entre lo que se paga por el ITP y por el IVA llegaría a los 20.000 euros.

Hay que considerar que la presión fiscal directa representa el 22% del precio final de una vivienda, llegando hasta el 30% si sumamos los impuestos indirectos (Impuesto de Actividades Económicas, el de Sociedades, el de Patrimonio…). Por eso, cualquier corrección a la baja en ese porcentaje, por pequeño que sea, supone una gran noticia para el comprador.

Foto @pasotraspaso, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Etiquetas