Previsiones hipotecarias 2022: el tipo fijo seguirá siendo tendencia

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Después de una época de incertidumbre marcada por la evolución de la pandemia de la COVID-19, el mercado hipotecario se mantiene estable y las previsiones hipotecarias para 2022 indican que la concesión de hipotecas a tipo fijo continuará creciendo ante un escenario de inflación y con el euríbor en mínimos.

Estas hipotecas a tipo fijo, que hace una década no sobrepasaban el 4% del total, hoy alcanzan hasta un 70% en el mercado residencial, con un tipo medio de interés en torno al 2,81%. Es supone, por tanto, un claro cambio de tendencia, ya que hace años el tipo variable era mucho más frecuencia.

Previsiones hipotecarias 2022

La oferta de productos hipotecarios evoluciona a la par que las necesidades del mercado, y en el contexto de la pandemia, los bancos han decidido captar a más clientes y fidelizarlos a medio y largo plazo con las hipotecas a tipo fijo. El resultado ha sido que las concesiones hipotecarias han aumentado respecto a 2019, estabilizándose en torno a las 40.000 mensuales.

Se espera que estas hipotecas sigan siendo la opción mayoritaria en 2022 si, como se espera, la inflación sigue creciendo o se mantiene alta. Ofrecen a los compradores el atractivo que supone tener que pagar siempre misma cuota y estar protegidos frente a posibles subidas, al tiempo que resultan un producto interesante para las entidades financieras.

Por lo demás, las previsiones hipotecarias de 2022 hablan de una evolución del mercado positiva, aunque con crecimientos moderados tras un 2021 que ha sido excepcional tras el paréntesis que supuso la COVID-19 el año anterior. El mercado hipotecario ha conseguido remontar hasta registrar las mejores cifras de los últimos 10 años y se espera que este 2022 traiga consigo una constante demanda de viviendas. Todo ello gracias a un ahorro en niveles máximos y un bajo coste de la financiación.

Aunque los expertos creen que se producirá un crecimiento menos intenso que el vivido el año anterior, continuará la preferencia por el tipo fijo.

Mercado hipotecario actual

La evolución de la inflación y el precio del dinero marcarán la evolución en la concesión de hipotecas los próximos meses.

Las previsiones hipotecarias para 2022 siguen siendo positivas. Se espera un crecimiento del 1%, lo que supondría unas 405.000 hipotecas en 2022. Esto se traduce en una situación muy saludable, apoyada en un crecimiento constante en la compra de viviendas. Eso sí, con tendencia a la estabilización, después de que la demanda de inmuebles tras el estallido de la pandemia haya comenzado a estar satisfecha.

Desde el sector hipotecario, sin embargo, se avisa que los intereses han tocado suelo y que la oferta de tipo fijos es difícil mejorable. Incluso hay voces que no descartan pequeños incrementos por la inflación, que podría provocar un alza de los tipos de interés del Banco Central Europeo. En cualquier caso, las previsiones hipotecarias de 2022 apuntan a que se seguirán ofreciendo soluciones hipotecarias realmente atractivas salvo que haya cambios importantes en el euríbor, lo que no resulta previsible al menos hasta 2024.

En general, hay menos miedo al endeudamiento a largo plazo. Actualmente, el plazo medio para amortizar la hipoteca, tras varios años situado en 23 y 24 años, se ha elevado a 25 años. Hay más interés que nunca por la compra, y sigue en aumento las preferencias por hacerse con inmuebles con más espacio, hasta alcanzar los 102 m2 de media, y por las viviendas unifamiliares, como consecuencia del confinamiento más duro y los meses de teletrabajo. 

Sin riesgo de burbujas

Es cierto que, a mayor demanda de viviendas, mayores son los precios. Sin embargo, el mercado actual es muy diferente al que se vivió en los meses previos a la crisis de 2008. Para empezar, aunque hayan subido los precios, el incremento está lejos de los valores de antaño. Los precios por metro cuadrado actuales son hasta un 25% inferiores a los de antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, y la financiación no suele superar el 80% del valor de la tasación.

El interés que existe en la sociedad por comprar inmuebles no se debe a la especulación, sino que es real. Las personas quieren mejorar su calidad de vida a través de la vivienda, que ha pasado a ser el centro del ocio, el descanso y el trabajo para muchas familias. Todo ello ha incrementado el número de inmuebles y la financiación sobre los mismos, pero a un ritmo controlado, según apuntan los expertos.

Por todo ello, las previsiones hipotecarias de 2022 siguen siendo optimistas. Las hipotecas, y especialmente las hipotecas a tipo fijo, se han convertido en una opción muy interesante, tanto para los clientes como para las entidades financieras. El mercado de compraventa de viviendas se sigue manteniendo animado como consecuencia de una de las mejores ofertas de hipotecas de la historia.