¿Cómo le pongo precio a mi casa?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Si eres propietario de una vivienda, conocer el precio actual de tu inmueble es interesante para ti por muchos motivos. Si estás pensando en venderla, establecer el precio adecuado te ayudará a conseguir la máxima rentabilidad posible sin retardar la transacción porque tu oferta se aleje de los precios de mercado. Si vender no está en tus planes, conocer el valor real de tus activos no sólo será una buena base para tomar decisiones referentes a tu economía, como, por ejemplo, valorar la posibilidad de pedir un préstamo y determinar su cuantía utilizando la vivienda como garantía.

En un mercado como el inmobiliario, el precio de una vivienda es, en último término, el que alguien esté dispuesto a pagar por ella, lo que, a su vez, depende de multitud de factores de distinta naturaleza. Algunos de los más importantes son:

  • La localización: ciudad, barrio, distrito o, incluso, calle.
  • Servicios básicos (sanidad, escuelas, transporte público) disponibles en los alrededores.
  • Tipo de propiedad: ¿es un ático o un bajo? ¿Cuál es la orientación? ¿Se trata de un piso o de un apartamento? ¿Cuántas habitaciones tiene y cuál es su disposición?
  • Edad del edificio
  • Estado y equipación del inmueble
  • Apariencia: las casas, como la comida, entran por los ojos. Es por eso que tendencias como el home staging siguen en boga para conseguir vender a mejor precio y acelerar el tiempo de venta de las viviendas.
  • La demanda actual del mercado
  • Las tasas de interés hipotecario en el momento en cuestión
  • La urgencia con la que el vendedor necesite liquidez

Con todas estas circunstancias en mente, hay distintas maneras de establecer el precio de una vivienda. Algunas de las alternativas más utilizadas son:

1. Herramientas de valoración online

Una simple búsqueda en Google bastará para encontrar decenas de herramientas dirigidas a la valoración de inmuebles, algunas más desarrolladas y sofisticadas que otras. Algunos ejemplos de plataformas son Trovimap o la plataforma Yaencontre.com. Su fiabilidad depende fundamentalmente de la calidad de las fuentes de datos de las que se nutra la herramienta en cuestión, aunque, en cualquier caso, se trata de estimaciones que, si bien pueden ser un buen punto de partida, es de esperar que cuenten con un considerable margen de error.

2. Realizar una investigación de mercado

En este caso se trata de realizar el análisis por uno mismo ayudándose de la gran cantidad de información disponible públicamente. Una conexión a internet y un poco de tiempo servirá para revisar estudios oficiales sobre el precio del metro cuadrado de la zona en cuestión o realizar una comparativa en los principales portales inmobiliarios para determinar cuál es el precio de venta de inmuebles con similar localización y características.

3. Realizar una tasación oficial

Será la que otorgue un importe más preciso, aunque, como contra, también es la alternativa más costosa. Encargar una tasación oficial puede resultar muy conveniente sobre todo si la finalidad es poner precio a la vivienda con intención de venderla rápidamente.

4. Poner la casa en el mercado

La compra de una vivienda no suele ser una decisión que se tome a la ligera y, debido a ello, los potenciales compradores suelen acumular una gran información sobre el mercado inmobiliario de la zona que les interesa. Poner la casa a la venta y recibir visitas realmente interesadas en comprar será una buena fuente de información que ayudará a establecer una horquilla de precio razonable.

5. Contar con el asesoramiento de una inmobiliaria

El principal valor añadido de las empresas inmobiliarias es que cuentan con la suficiente experiencia y conocimiento del mercado a nivel local para asesorar sobre el mejor precio de venta sin necesidad de realizar el desembolso de un peritaje oficial. Un agente inmobiliario de tu zona sabrá asesorarte sobre los precios a los que se ofrecen actualmente o se han vendido recientemente inmuebles parecidos al tuyo y, además, podrán informarte también sobre las tendencias observadas en el mercado (lo que te ayudará a tomar la decisión de aceptar o no una oferta en función de las previsiones al alza o a la baja sobre la evolución de los precios) así como ofrecerte algunos consejos sobre cómo aumentar el precio de mercado de tu vivienda o conseguir vender más rápido.