Barcelona, mucho más que una única ciudad

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Barcelona es, de todas las ciudades españolas, la más conocida en el extranjero y la que más visitantes recibe cada año. Y no lo decimos nosotros sino la empresa Euromonitor International, que elabora cada año una clasificación mundial con las ciudades que reciben mayor número de visitantes. Esto no debería extrañarnos si tenemos en cuenta la gran cantidad de oferta cultural, artística y recreativa con la que cuenta la metrópoli.

Uno de sus principales atractivos es el modernismo catalán, cuyo máximo exponente es Antoni Gaudí. Dentro de la zona centro podemos encontrar edificios tan emblemáticos diseñados por él como la Sagrada Familia, con sus torres cónicas con torsión parabólica; la Casa Batlló, con su característica fachada realizada con cerámica de pedazos de cristal de varios colores que recuerda a las escamas de un dragón; la Casa Milà-La Pedrera, con sus formas ondulantes y sus salidas de escalera en forma de cruz; o el Parque Güell, con su característica plaza en forma de balcón y su vestíbulo de entrada en forma de escalinata donde descansan dragones y salamandras de varios colores.

Sin embargo, Barcelona es mucho más que Gaudí y sus 636 km² de área metropolitana. Del casco histórico a las localidades que forman el ancho cinturón central, la diversidad de paisajes urbanos proporciona múltiples caras a la ciudad. No obstante, da la sensación de que todo pertenece a la misma Barcelona. Y es que existe un nexo intangible que tiene que ver con la personalidad especial que da el Mediterráneo.

Para facilitar la movilidad entre el núcleo urbano y sus inmediaciones, la urbe dispone de 100 líneas de autobuses, 140 estaciones de metro, funicular, tranvía y hasta teleférico. De hecho, vivir en la periferia o visitarla en alguna ocasión tiene su encanto. Te ayuda a cambiar el chip y a desconectar de tus obligaciones del día a día.

Montserrat, un santuario en plena naturaleza

En esta montaña de más de 1.200 metros de altura se sitúa un monasterio benedictino dedicado a la Virgen de Montserrat. En su interior, da cobijo a una gran variedad de obras de interés histórico y artístico, como por ejemplo La Moreneta, una talla románica del siglo XII realizada en madera de álamo y que representa a una Virgen de color.

A solo una hora del corazón de Barcelona y rodeado de un Parque Natural, puede visitarse en coche, en tren o en autobús, convirtiéndose en una experiencia única e irrepetible.

Sitges, una ciudad marítima con mucha actividad

Este pueblo marinero a orillas del Mediterráneo se encuentra al sur de la capital de la provincia, a unos 35 kilómetros. En él, los visitantes pueden encontrar once playas de arena fina y varios puertos en los que disfrutar de una amplia gama de actividades náuticas.

De igual modo, destaca su oferta gastronómica, dentro de la que podemos encontrar excelentes restaurantes especializados en pescados, arroces y xató, un tipo de salsa elaborada a partir de avellanas y almendras tostadas y que se suele acompañar en una ensalada de escarola con bacalao, anchoas y atún.

La vida cultural de la ciudad también es muy intensa, al igual que su vida nocturna. Sitges cuenta con algunos encuentros, conferencias y festivales, como el Festival Internacional de Cine de Cataluña o el Rally Internacional de Coches de Época, que es una Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Figueras, cuna de Dalí

Un poquito más lejos pero no con menos encanto está Figueras, localidad limítrofe con Francia y lugar de nacimiento del pintor, escultor, escenógrafo y escritor Salvador Dalí. A pesar de estar en la provincia de Gerona, está a tan solo hora y media de la ciudad condal.

Para aquellos que deseen quedarse más por la zona, también pueden visitar la Iglesia Parroquial de San Pedro, de estilo gótico; el Museo del Juguete de Cataluña, que exhibe más de 4.000 piezas diferentes; el Museo del Ampurdán, que contiene un amplio abanico de arte y arqueología de forma cronológica; o la Colección Particular de Relojes Martí Amiel, que incluye relojes de campanario, de sol, de bolsillo…

En definitiva, una amplia oferta para los que no deseen solo quedarse en el centro.

Imagen destacada @Michael M, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0.

Etiquetas