Casas prefabricadas sostenibles como Skinergy

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Luis Corbella, diseñador y arquitecto español, se ha inspirado en la fotosíntesis de las plantas para desarrollar un sistema de recubrimiento de las fachadas de los edificios. El sistema permitiría aprovechar la energía solar para generar electricidad, climatizar las viviendas y disminuir el consumo de energía y la emisión de gases al ambiente.

Skinergy es su nombre técnico y, actualmente, está en fase de experimentación. Con los resultados obtenidos hasta el momento, han despertado el interés de la Oficina Española del Cambio Climático (OECC), del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT). “La estructura Skinergy se coloca a 15 centímetros de la fachada del edificio, sin afectar la estructura original y se convierte en un excelente aislante y, también, en una cámara ventilada climatizada”, explica Corbella.

En las fachadas sur y oeste, lugares donde más inciden los rayos solares, se utiliza un vidrio laminado y translúcido, colocado sobre unos bastidores de resina de colores, capaz de absorber hasta el 80% de la energía que recibe.

En invierno, Skinergy calienta el aire que hay entre la cobertura y el edificio, y lo envía a las fachadas sombreadas, las  más frías, a través de unas turbinas.

En verano, el dispositivo sirve de parasol y es capaz de expulsar el aire más caliente de la cámara para renovarlo con otro más fresco.

En las fachadas norte y este el material utilizado es Dekton, una resina aislante elaborada a partir de arenas volcánicas, que mantiene el frescor en los meses calurosos pero que, a la vez, impide que escape el calor del aire que les llega por las turbinas en invierno.

De esa forma, las casas reducirían o aumentarían su temperatura de manera natural, sin coste, y el ahorro en calefacción o aire acondicionado sería notable. Además de la climatización natural, el sistema puede adaptar paneles solares para producir electricidad que serviría para iluminar las zonas comunes del edificio. También se contempla la opción de instalar serpentines para obtener agua caliente dentro de las viviendas (hogares).

Skinergy es un sistema diseñado para edificios sin aislamiento térmico que busca aprovechar de manera eficiente su consumo energético y mejorar sus condiciones de confort.

Oportunidad para un nuevo mercado

“Un edificio de seis alturas con una superficie de 180 m2 puede tener una fachada soleada Skinergy de 500 m2 y otros tantos de fachadas en sombra”, estima Corbella. El coste del metro cuadrado para las zonas soleadas están entre 250 y 300 euros, y para las sombreadas entre 150 y 180 euros. Acorde con el arquitecto, el precio total para todo el edificio estaría entre los 170.000 y 240.000 euros.

En caso de que el Skinergy obtuviera los certificados oficiales y se ajustase a las nuevas leyes de eficiencia energética, establecidas por la Unión Europea, obtendría importantes subvenciones tanto de Bruselas como del Estado y las administraciones locales, por lo que el coste para los propietarios se reduciría considerablemente.

Imagen @zoetnet, distribuida con licencia de Creative Commons.

 

Etiquetas