Aprende a interpretar la factura del gas y ahorrar en tu consumo

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

La gran mayoría de los consumidores hacen lo mismo cuando reciben la factura de la luz o del gas: miran cuánto hay que pagar y, como mucho, lo comparan con lo que gastaron el mes anterior. El resto de la información se ignora, sencillamente porque muchas personas no la saben interpretar.

Sin embargo, solo si aprendemos a leer la factura podremos averiguar si realmente pagamos lo justo y si existen maneras de ahorrar. Últimamente, los cambios de tarifas han otorgado casi todo el protagonismo a la electricidad, así que ahora nos ocuparemos de descifrar lo que tiene que ver con el gas.

Cada compañía suministradora tiene su propio diseño de factura, aunque todas están divididas en los mismos apartados.

Datos personales

Aquí figura la información que nos identifica como clientes: DNI, número de cliente, número de referencia (de esa factura en concreto), datos bancarios…

Datos de facturación

Antes de entrar en ellos, debemos diferenciar los tipos de tarifa.

  • Tarifa de mercado libre. La compañía acuerda un precio con los consumidores para ofrecerles el servicio.
  • Tarifa regulada o Tarifa de Último Recurso (TUR). Es una tarifa controlada por el Gobierno para proteger a los pequeños consumidores de los vaivenes del mercado libre. Pueden acceder a ella las viviendas con una presión igual o inferior a 4 bar (medida de presión) y un consumo anual igual o inferior a 50.000 kilovatios/hora (kWh), más que suficiente para cubrir las necesidades de un hogar. A su vez hay dos tipos de TUR:
    • TUR1. Para usuarios que consumen menos de 5.000 kWh.
    • TUR2. Para usuarios que consumen entre 5.000 y 50.000 kWh.

Una vez que conocemos los tipos de tarifas, vamos a desglosar los datos de facturación:

  • Consumo o término variable. Se paga por lo que se consume. Primera diferencia entre compañías y primera posibilidad de ahorro: en el mercado libre, cada empresa vende el gas al precio que desea, de modo que hay que comparar entre suministradores. En las tarifas TUR está regulado, como hemos visto:
    • TUR1: 0,053746 euros/kWh (desde el 1 de abril)
    • TUR2: 0,046872 euros/kWh (desde el 1 de abril)
  • Término fijo: el precio que se paga por estar conectados a la red de gas y recibir el servicio. Es una cantidad fija. En el TUR1 es de 4,36 euros por mes y en el TUR2, de 8,84 euros por mes (desde abril).
  • Alquiler del contador. El aparato pertenece a la compañía y cobra por su uso (aproximadamente 2 euros al mes).
  • Impuestos. Hay dos:
    • Impuesto de Hidrocarburos, una tasa verde que paga el consumidor en función de su consumo para compensar la contaminación que provocan las emisiones de la calefacción.
    • El IVA, al 21%.
  • Servicios. Es un apartado opcional del usuario en el que se consideran otras prestaciones que da la compañía, como la reparación de averías, las revisiones o el mantenimiento.

Revisa todos estos datos y compáralos con los distintos suministradores. Si decides cambiarte de compañía, basta una llamada telefónica o bien puedes hacerlo de forma online, aportando tus datos de cliente. El proceso es siempre gratuito.

Etiquetas