Transportes públicos del mundo

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Cuando pensamos en las diferentes posibilidades para trasladarnos de un lugar a otro sin ser nosotros los conductores, rápidamente nos vienen a la cabeza los medios de transporte que consideramos más comunes, al menos en esta parte del mundo. El tren, el metro, el autobús y en algunos casos incluso el tranvía. Si las cosas no nos van mal puede que incluso seamos de los que prefieren el taxi. Pero… ¿qué sucede cuando no existen paradas oficiales ni calles asfaltadas? ¿Y cuando el calor es insoportable pero los vehículos no tienen aire acondicionado? ¿Y si la ciudad tiene un tráfico tan intenso y unas calles tan estrechas que los transportes grandes no pueden circular? Pues para todos estos problemillas y, seguramente para muchos otros las personas de cada lugar han encontrado una solución.

He aquí algunos medios de transporte curiosos con los que nos hemos cruzado por el mundo y que recomendamos probar a todos aquellos que les guste sentirse por un momento un poquito de allí:

  • Tuk-tuk. Nombrados de diferentes maneras en función del país y una de las principales formas de moverse muy rápido en ciudades con pequeñas calles o con tráfico muy intenso. Puede encontrarse en el Sudeste Asiático pero también en varios países de Latino América. Se trata de una moto básica que tiene enganchado un pequeño remolque, en el que se sientan los transportados, cubierta con una carcasa que le da un look de “casi” coche tamaño Micro Machine. Son una forma de moverse muy común y económica, aunqueen algunos lugares del mundo se han centrado en el público turista y son un poco más marketinianos, como es el caso de los coco-taxis cubanos.

Perú transporte

  • Rickshaws. Una versión del tuk-tuk que funciona exclusivamente con tracción humana. A veces el chófer utiliza una bicicleta para conseguir tirar del remolque y en otras ocasiones va directamente corriendo, lo que se conoce como auto-rickshaw. Muy utilizados en China y en India. A la hora de subirse tanto en los tuk-tuks como en los rickshaws es importante recordar que no existen los precios fijos y que hay que estar dispuestos a entrar en el juego del regateo.

Rickshaw

  • Chivas.  Un enorme camión de grandes ruedas a cuya parte trasera se han atornillado unos bancos de madera que, recuerdan a los de las iglesias. Son ideales para cruzar zonas selváticas con caminos de tierra y en algunos casos para, a la vez, disfrutar de la música del lugar bien alta y a ritmo de bache. La única vez que las hemos encontrado ha sido en Ecuador. Es importante recordar sentarse lo más cerca de la cabina del conductor para evitar salir volando en alguno de los baches.
  • Mini-van. Otro clásico encontrado tanto en Asia como en Latinoamérica. Estas pequeñas furgonetitas recorren la ciudad siguiendo una dirección concreta marcada en una cartulina a la vista de los viandantes mientras deciden libremente dónde quieren o pueden subir o bajar.

 

Van

  •  Jepneys.  La versión filipina de nuestros autobuses de línea pero con un estilo muy característico. Aunque parezca un vehículo de colores hecho en su mayoría de material de hojalata por dentro, pueden ir equipados hasta con varias televisiones y, en caso de necesidad de espacio, está permitido incluso viajar en el techo del vehículo.

Filipinas

Además de las versiones para moverse dentro de las ciudades, existen los sleeping-bus y sleeping-train, con camas y diferentes categorías y precios en las que pernoctar mientras se recorren grandes distancias.

Ante tal cantidad de opciones novedosas, es posible que, en un principio, uno pueda caer en la tentación de contratar un transporte privado que le lleve de puerta a puerta. Una opción mucho más cómoda pero también… mucho menos divertida.

 

Etiquetas