¿Qué son los techos sostenibles?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Los techos sostenibles, también conocidos como verdes o ecológicos, son cada vez más comunes. Aunque han existido durante años, las corrientes de arquitectura ecológica y construcción sostenible los han vuelto a poder de moda.

A continuación hablamos de qué son exactamente, qué ventajas ofrecen y qué empresas están apostando por esta solución arquitectónica.

¿Qué son los techos verdes?

Un techo sostenible o verde es aquel que permite el crecimiento de vegetación en la cubierta del edificio. Está pensado, por tanto, para sustituir los materiales de construcción convencionales y ofrecer una alternativa más amable con el medioambiente.

La principal característica de un techo sostenible con respecto a una cubierta convencional en la que se colocan algunas plantas, es que este está integrado con el diseño y la construcción. De este modo, las plantas crecen libremente sin generar daños en el edificio.

Esta solución se plantea como una alternativa sostenible aplicada a la construcción ya que permite, principalmente, mejorar la calidad del aire en las ciudades y muchas otras ventajas que ahora veremos.

Imagen: Armstrong Ceiling Solutions

¿Qué ventajas ofrecen los techos sostenibles?

Los tejados ecológicos ofrecen una seria de ventajas frente a las cubiertas tradicionales que los convierten. Algunas de estas son:

  1. Aísla el edificio: actúan como aislante térmico lo que mejora la climatización de edificios y ayudan a reducir el uso de sistemas calefacción y aire acondicionado. Generan sombras, retienen humedad y crean cámaras de aire naturales.
  2. Filtra la lluvia: cuando llueve sobre un tejado verde el agua se filtra, se limpia y además se almacena para que pueda ser reutilizada en el edificio. Esto, además de ser un ahorro importante para la comunidad, rebaja el desgaste de los sistemas de desagüe y alcantarillado. También redice el riesgo de goteras e inundaciones.
  3. Limpia el aire: las plantas absorben CO2 y producen oxígeno, por lo que mejora la calidad del aire en el entorno. Según la web En Estado Crudo, un área de entre un metro y un metro y medio cuadrado de vegetación es suficiente para satisfacer la demanda de oxígeno anual consumida por un ser humano.
  4. Reducen el calentamiento y efecto invernadero: los techos verdes evitan que los edificios absorban la radiación solar y devuelvan calor a la atmósfera, lo que promueve el calentamiento global.
  5. Aísla el sonido: también actúan como barrera acústica ya que las plantas absorben algunas frecuencias sonoras. Así, el interior resulta más silencioso.
  6. Actúa de hábitat de especies: los tejados sostenibles son de por sí hábitat naturales que albergan plantas y, con el tiempo, también especies animales como mariposas o insectos. Pero lo mejor es que con el tiempo se va enriqueciendo y aparecen de forma natural otras plantas, pájaros o pequeños mamíferos.
  7. Aumenta el valor del edificio: por todas estas ventajas, lo habitual es que un tejado verde aumente el valor económico de los edificios en los que se instala.

Armstrong Ceiling Solutions, otra solución de techos ecológicos

La compañía Armstrong Ceiling Solutions es la primera en Europa en obtener el certificado “Cradle to Cradle”, que reconoce y evalúa las características de los sistemas según sus beneficios para la salud humana y ambiental, su reciclabilidad, compostabilidad y fabricación.

Para promover el uso y la instalación de tejados verdes, han lanzado el Programa de Reciclaje “Ceiling-to-Ceiling” con el que se comprometen a utilizar productos sostenibles en la fabricación de sus techos de fibra mineral y los reciclan cuando deciden cambiar. Así, se recuperan las placas usadas para reutilizarlas nuevamente.

Estos, por tanto, están fabricados con materiales ecológicos y reciclables por lo que no tienen gran impacto sobre el medio ambiente. Son, además, una solución interesante para el interior de las viviendas.