Hubs: las cunas del emprendimiento

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Un lugar donde los emprendedores comparten su manera de ver el trabajo y sus proyectos, explorando sinergias con otras startups y buscando el apoyo empresarial necesario para que sus ideas salgan a la luz. Así son los hubs de emprendimiento, espacios donde se gestan las ideas que promueven un mundo mejor y que están llenos de talento.

Fuentes de inspiración para miles de emprendedores

Tener una idea brillante no es suficiente hoy en día. Los emprendedores necesitan darle forma a sus proyectos, reflexionar con otros profesionales, analizar pros y contras de sus ideas y finalmente, lanzarlas al mercado. Por eso, los hubs de emprendimiento son tan útiles para estos profesionales, ya que se trata de comunidades formadas por emprendedores que tienen las mismas necesidades y que persiguen el mismo objetivo: impactar de forma positiva a la sociedad a través de sus proyectos.

Otra de las ventajas de formar parte de estas asociaciones es que compartir espacio resulta no solo más económico, también más enriquecedor porque en los hubs suelen celebrarse talleres prácticos, charlas inspiradoras y eventos para hacer networking y, quién sabe, si de aquí podrían surgir sinergias profesionales.

Situación de España

Aunque ninguna ciudad española se encuentra entre los hubs de emprendimiento más desarrollados de 2017, lo cierto es que en nuestro país ya existe una amplia variedad de campus establecidos en diversos puntos y donde cualquier emprendedor puede acudir o contactar. Estos son algunos de ellos:

  • Google Campus Madrid: con el objetivo de convertirse en un lugar de encuentro de innovación, aquí los emprendedores además de desarrollar sus ideas pueden acceder a mentores, participar en charlas y formar parte de la comunidad creada por el gigante americano. Dentro del campus, se analizan todas las propuestas y las viables se patrocinan a través de Google Ventures.
  • Madrid Impact Hub: es una comunidad formada por un laboratorio de ideas, una incubadora de negocios y una oficina, dando lugar a un entorno propio y exclusivo de trabajo y aprendizaje. La mayor parte de las empresas que lo forman tiene un carácter social y buscan retos locales. A día de hoy, cuentan con una red de 11.000 emprendedores conectados en su plataforma y con presencia en más de 70 ciudades.
  • CoBuilder Hub en Barcelona: es un lugar para que los emprendedores puedan conectar con empresas que puedan impulsar sus negocios desde la sostenibilidad y viabilidad de los proyectos, apoyando también a las startups en todas las etapas de su desarrollo.
  • Factoría Cultural, Valencia: es un vivero de incubación y aceleración de proyectos de carácter creativo y cultural. El espacio fue inaugurado en 2018 y está dirigido a emprendedores, empresarios y trabajadores por cuenta ajena. También tienen una aceleradora de proyectos para aquellos cuya idea se encuentre ya en fase de comercialización y necesiten el impulso para despegar.

Hubs tecnológicos, por un futuro más innovador

Cuando una startup tecnológica tiene una idea, normalmente necesita un fuerte impulso económico para poder desarrollarla y, en este caso, suele acudir a los hubs tecnológicos, que son asociaciones especializadas en este sector y que cuentan con una amplia experiencia en el mundo empresarial. Hablamos de hubs tan conocidos como el de Silicon Valley, Tel Aviv, Nueva York o Londres.

Estos espacios necesitan apoyo económico procedente del sector privado y público y también una potente política de I+D. Solo así, se garantiza su mantenimiento. A día de hoy, este tipo de hubs se han convertido en una herramienta estratégica para impulsar los proyectos de carácter innovador.

2017 ha representado un fuerte impulso para el negocio de los hubs tecnológicos en nuestro país, ya que la inversión ha crecido un 55% en 2017, pasando de 502,1 millones de euros a 779,3 millones de euros. Son datos del informe Digital Startup Ecosystem Overview 2018, donde también se refleja la madurez del mercado digital nacional, lo que ha impulsado las ganas de los inversores por apostar por el mercado español. Entre las ciudades más destacadas, Barcelona se consolidó como la principal, seguida de Madrid, Valencia y Bilbao, siendo las plataformas sociales los tipos de negocios que más crecieron el año pasado.

Etiquetas