Los fuertes vientos también te ayudan a ahorrar

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El viento es uno de los recursos energéticos más antiguos de los que dispone el ser humano. La energía eólica es utilizada desde la antigüedad para moler el grano del cereal, para elevar el agua o para mover los barcos impulsados por velas. En la actualidad, es una de las energías renovables más maduras y eficientes, llegando incluso a ser la tecnología que más electricidad aportó a España en 2013.

Además, según cálculos de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), cuanto más sopla más ahorramos en la factura de la luz. Para ello, tomando como ejemplo los siete primeros días de enero de 2016 y según el consumo medio de una semana de invierno en 150 kilovatios/hora (kWh), la Asociación ha estimado que, gracias a que la energía eólica ha generado el 43,7% de la electricidad demandada, los españoles se han ahorrado 5,8 euros en la tarifa eléctrica (sin incluir impuestos) durante la primera semana del nuevo año.

Pero, ¿por qué cuando más fuerza tiene el viento más ahorramos en la factura de la luz? Esto se debe principalmente a que los productores de energía eólica pueden ofertar en el mercado de la electricidad (conocido como pool) un precio por el kilovatio más bajo que otras fuentes de energía eléctrica gracias al coste cero del viento. Por ello, si sopla con mayor fuerza el viento, el precio del mercado eléctrico baja al desplazar a tecnologías de combustibles más caros.

En consecuencia, cuanto mayor es la proporción de energía eólica consumida, menos pagan los españoles en su recibo de la luz. Aunque esto también se da en la situación contraria, como ocurrió el pasado mes de diciembre cuando el precio de la electricidad en España fue un 60% superior al europeo debido a la menor cantidad de viento.

Interpretar la factura de la luz no es fácil, a pesar de que desde el 1 de octubre entrasen en vigor los nuevos modelos más sencillos y completos. Al final, el importe final de la factura doméstica depende principalmente de tres partidas: los costes regulados (transporte y distribución), el coste de la generación eléctrica (lo que llamábamos anteriormente pool) y los impuestos.

Según la Agencia Internacional para la Energía (AIE), la energía eólica podría generar hasta un 18% de la electricidad mundial en 2050. Sin lugar a dudas, la energía eléctrica desempeña un papel crucial en la vida actual, por ello, con el incesante incremento de la demanda energética y la caducidad de los combustibles fósiles, la energía eólica se convierte en una de las alternativas más consolidadas.

Etiquetas