Cómo obtener tu licencia para tu actividad comercial (II)

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

En el primer post sobre las licencias necesarias para iniciar una actividad, dábamos algunas de las claves para tener en cuenta los diferentes tipos de licencias y legislación autonómica que debemos conocer a la hora de gestionar un permiso de apertura.

Pero si ya te has decidido a abrir un negocio, además de los trámites a seguir, querrás saber cómo iniciarlos. En este post queremos ayudarte y, por ello, vamos a desgranar los distintos pasos a seguir en Madrid y Cataluña, las Comunidades Autónomas más pobladas de España. ¿Qué similitudes y diferencias encontramos según el lugar en el que vamos a comenzar nuestra actividad comercial?

En la Comunidad de Madrid

Tras la aprobación de la Ordenanza para la Apertura de Actividades Económicas en la Ciudad de Madrid, aprobada en 28 de febrero de 2014, se ha simplificado el procedimiento para la licencia de apertura. Esta normativa se aplicará a cualquier actividad económica que se realice en la capital, incluidas las obras. Dicha ley funciona para locales en los que se vaya a implementar o modificar una actividad que no sea de titularidad pública, ni en dominio público, ni requiera proyecto o documento técnico para su definición.

Para abrir un negocio en Madrid con carácter general, bastará una declaración responsable, excepto en aquellos supuestos en que se requerirá licencia por razones de seguridad, salud pública o protección del medio ambiente.

¿Qué es una declaración responsable? 

La declaración responsable es un documento suscrito por el interesado en el que manifiesta que, bajo su responsabilidad, cumple con los requisitos establecidos para acceder al derecho de abrir ese local, que dispone de la documentación que lo acredita y que se compromete a cumplir dicho ejercicio durante el periodo de tiempo establecido. Quedan excluidas, entre otras, las actuaciones que quedan sometidas a licencia previa.

Los trámites para la solicitud, se podrán realizar a través de la página web del Ayuntamiento de Madrid. Pero antes, debe haber sido tramitado el impreso de declaración responsable y el formulario. A éstos, sería necesario adjuntar:

  • Proyecto técnico (en los casos que sea necesario). Si no es necesario aportar proyecto técnico, se deberá presentar:
    • Documento que describa claramente la actividad a realizar. Debe incluir descripción de las obras, maquinaria, instalaciones, sus características técnicas, incluso cuando la naturaleza de la actividad lo justifique, las de carácter sanitario, los servicios higiénicos y las medidas de prevención de incendios.
  • Planos o croquis a escala y acotados de planta, sección o alzado.
  • Justificante de pago, en los casos que proceda, de las siguientes tasas e impuestos:
    • Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO).
    • Tasas por utilización privativa o aprovechamiento especial del dominio público local.
    • Garantía por Gestión de Residuos de la Construcción.

El artículo 25.2 de la ordenanza de apertura de actividades económicas señala qué actividades tendrán que someterse a la petición de licencia, según su potencial afección al medio ambiente, a la seguridad o la salud públicas.

En Cataluña

Cataluña reúne en su normativa numerosas variables en este tipo de trámites. La licencia de actividad resultará imprescindible para que el desarrollo de la actividad sea declarada apta por el Ayuntamiento.

Partimos de la norma que va a regular el procedimiento,  la Ley 20/2009, de prevención y control ambiental de actividades. Según esta, la licencia de actividad debe contar con una memoria técnica: un pliego de prescripciones técnicas, un conjunto de planos normalizados, los presupuestos y mediciones. Por su parte, las licencias para las actividades especiales están sometidas al régimen de autorización de impacto ambiental.

La tasa del ayuntamiento para el informe técnico varía, en general, entre los 600 y los 3.000 euros en las actividades que contempla el anexo III de esta normativa, aquellas que son consideradas inocuas y requieren comunicación previa. Por ejemplo, para abrir un bar, una tienda de ropa, una frutería o una carnicería o cualquier otro tipo de local comercial en Barcelona, es necesario este tipo de licencia.

Como podemos ver, las diferencias de criterio en cada territorio hacen que sea necesario contar con el asesoramiento de profesionales conocedores del derecho urbanístico antes de tramitar la apertura de un nuevo negocio. Las normativas están en continuo cambio y ello exige estar permanentemente al tanto del cumplimiento de los requisitos.

Etiquetas