Criterios ESG: ¿por qué son tan importantes en el escenario inmobiliario actual?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Los criterios ESG son cada vez más importantes en el proceso de inversión actual. Un aspecto que, como no podía ser de otro modo, también tiene su reflejo en el mundo inmobiliario, donde estos criterios permiten que una inversión sea considerada como responsable.

Qué son los criterios ESG

Los criterios ESG giran en torno a tres aspectos fundamentales en cualquier inversión: Environment (factor ambiental), Society (factor social) y Governance (gobernanza). 

El factor ambiental comprende todo lo relacionado con el impacto al medio ambiente. como la gestión de residuos o el cuidado de la biodiversidad. Por su parte, el factor social se refiere al impacto en la comunidad, ya sea en cuanto al respeto a los derechos humanos o la defensa de diversidad, entre otras cuestiones. Por último, el factor de gobierno tiene que ver con la transparencia o la gestión responsable, entre otros criterios.  

Una inversión sostenible, por lo tanto, es la que busca rentabilidad. Sin embargo, no olvida el compromiso con la sociedad y el entorno. Así lo reflejan las siglas de los tres indicadores de los criterios ESG. Actualmente, las empresas que buscan inversiones rentables bajo esta fórmula presentan mayores tasas de crecimiento y competitividad, además de tener mejores expectativas de futuro. 

Criterios ESG en el mundo inmobiliario

El sector de la construcción y la promoción inmobiliaria presenta un impacto no solo ambiental, sino también social, ya que incide tanto en la vida de las personas como en el entorno donde se asientan las construcciones. Por lo tanto, el sector inmobiliario tiene una clara responsabilidad en la sociedad, lo que sería suficiente para llevarle a asumir una gestión con unos niveles de autoexigencia elevados, más allá del puro interés económico. 

Los criterios ESG tienen un peso cada vez mayor en el mercado inmobiliario. Acompaña al sentir de una sociedad que tiene la vista puesta en los criterios ambientales y sociales, y en la responsabilidad social corporativa. Aspectos como el cuidado medioambiental, la eficiencia energética, la gestión responsable de residuos y la protección de la sociedad en su conjunto, no solo deben servir para cumplir con la normativa nacional y europea. También son exigidos por los inversores en cualquier modelo de negocio hoy en día, incluido el inmobiliario.  

Por otra parte, en el negocio del alquiler inmobiliario, tanto arrendadores como arrendatarios buscan espacios eficientes. Los inmuebles sostenibles, bajo los criterios ESG, permiten controlar gastos y actuar bajo los estándares internacionales mejor valorados. Esto permite optimizar cualquier inversión. 

Factores ambientales

En cualquier caso, no siempre es fácil comprobar de qué manera se aplican los criterios ESG en un inmueble. El factor medioambiental es el que más claro parece. Porque se refiere a una edificación que presenta una gran eficiencia energética o una gestión del agua eficaz, entre otras cuestiones. No hay que olvidar que la mitad de las emisiones de carbono que engloba el sector inmobiliario provienen de la construcción de edificios, y la otra mitad, de su uso. La reducción de estas emisiones siempre se traduce en un descenso del impacto medioambiental.

Las propiedades inmobiliarias representan el 40% de las emisiones de carbono globales. Por tanto, incluir los criterios ESG en el mercado inmobiliario puede suponer una reducción del consumo de energía y agua. Y no solo eso, sino también un impacto medioambiental positivo en la zona donde se sitúan los inmuebles. Proporcionar bicicletas o puntos de carga para vehículos eléctricos son dos fórmulas que aportan beneficios para el entorno y las personas que viven o trabajan en los edificios, lo que aporta un valor añadido a la comunidad.

Aumento de la rentabilidad

Aplicar los criterios ESG tiene, entre otras ventajas, un reflejo inmediato en la rentabilidad del negocio inmobiliario. El hecho de implementar mejoras e incorporar las mejores prácticas en la gestión inmobiliaria hace que se incremente el atractivo de las propiedades. Así como el valor de las mismas. De esta forma, se satisfacen las expectativas de todos los agentes implicados. 

Por todo ello, según el informe “Global Sustainable Investment Review 2020”, de la Global Sustainable Investment Alliance, las inversiones inmobiliarias que tienen en cuenta los criterios ESG, tanto ambientales, como sociales y de gobernanza, no han dejado de crecer en los últimos años. 

Etiquetas