¿Por qué China ve en España una gran oportunidad para invertir en vivienda?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

A finales del pasado mes de mayo se organizó un acto en el Capital Club de Pekín, apoyado por la Cámara de Comercio de España en China. En el evento se reunieron  empresas chinas de inversión, compañías estatales, inversores privados y representantes del sector inmobiliario español. El objetivo era promover el creciente interés que existe en aquel país por adquirir propiedades en nuestro mercado. Los inversores aprovecharon el acto para preguntar a los expertos españoles sobre las perspectivas de la economía española y la fiscalidad. También se indagó sobre los tipos de contrato de compraventa que se hacen en España ya que en el país asiático los contratos de propiedad tienen una duración máxima de 70 años.

Según los organizadores, se ha puesto de manifiesto que el capital chino puede convertirse en un importante activo para revitalizar y generar crecimiento en el sector durante los próximos años. “El inversor chino ya lo ha hecho en Singapur, Australia, Estados Unidos o Canadá, pero cada vez mira más mercados y, en especial, el europeo. España presenta varias ventajas, ya que los precios son muy competitivos, se permite el acceso a un permiso de residencia y tiene mejor imagen en China que otros países europeos con programas similares”, afirma Pablo Recio, Office Director en Pekín del grupo Gold Millennium y uno de los asistentes al acto.

En efecto, los expertos apuntan que la nueva Ley de Emprendedores, donde se incluye la posibilidad de conseguir el permiso de residencia en España a los extranjeros que realicen una inversión inmobiliaria igual o superior a 500.000 euros, ha sido un catalizador para que el interés chino por nuestro sector comience a materializarse.

Un alto porcentaje de la vivienda vacía en España se encuentra en la costa, pero también existen inmuebles en ciudades, como Madrid o Barcelona, en los que ya se han fijado los compradores asiáticos. La mayoría de ellos tienen como principal objetivo realizar una inversión atractiva en suelo europeo pero, en algunos casos, también existe la intención de utilizarlas, según apunta Pablo Recio.

Valladolid, Salamanca o Santiago de Compostela, por su carácter de ciudades históricas universitarias, son reclamos para las familias chinas más acomodadas. Una alternativa para que sus hijos puedan estudiar en Europa y lograr, además, un permiso de residencia con interesantes perspectivas profesionales.

Estos análisis económicos no son simples pronósticos. Hay argumentos de peso que los corroboran: hace escasos días Wang Jianlin, fundador y presidente del Dalian Wanda Group, la compañía de negocios inmobiliarios más importante de China, anunciaba su intención de realizar operaciones en nuestro país.

“España me gusta mucho. Ya tenemos inversiones en Estados Unidos e Inglaterra, y nuestro siguiente objetivo es España y Bélgica. En España ya tenemos gente trabajando para identificar proyectos interesantes y están en contacto con agencias locales”, explicó Wang, el hombre más rico de China según la revista Forbes (su fortuna se calcula en casi 17.000 millones de euros).

El abundante capital chino está mirando más allá de sus fronteras en busca de buenas oportunidades. Sobre todo porque, como comenta el consultor Pablo Recio, el mercado interior está perdiendo atractivo para los compradores. “En lugares como Pekín las normas no permiten a muchos comprar más de un piso, los precios son altísimos y ya no tienen esas expectativas de revalorización… Empiezan a pensar: ¿y por qué no compramos fuera de China?”.

Y aunque la competencia es importante, parece claro que el sector inmobiliario español está decidido a no dejar pasar esta oportunidad.  Por eso se espera que el China Meeting Point, que se celebra a finales de octubre en Barcelona, sea el impulso definitivo para atraer el capital del poderoso gigante asiático.

 

Foto @Official GDC, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Etiquetas