Tecnología BIM: la tecnología que abarata la compra de una vivienda

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

La transformación digital afecta a todos los sectores, incluido el inmobiliario. En los últimos años, las nuevas tecnologías se han convertido en una herramienta más de construcción, lo que permite optimizar costes y abaratar el precio final de las viviendas. La más popular es la tecnología BIM, una nueva metodología basada en un software inteligente. 

¿Qué es BIM?

BIM es un acrónimo de Building Information Modeling. Este es el nombre que recibe una metodología de trabajo colaborativa para la creación y gestión de un proyecto de construcción. Está basada en un modelo digital inteligente que conecta a todos los profesionales involucrados.

En proceso comienza en la fase de diseño cuando los autores del proyecto crean un modelo digital en 3D del edificio. Esto permite simular los procesos de construcción y manipular datos que permitan, por un lado, mejorar el diseño del edificio antes de que sea construido y, por otro, evitar la pérdida de recursos (humanos, económicos…).

La tecnología BIM es, por tanto, una forma de construir con mayor eficiencia reduciendo los costes y el tiempo de entrega en un 20%.

Es importante entender, también, que BIM no es un software. Es un método de trabajo basado en la cultura colaborativa, la información en tiempo real y la inteligencia artificial para la optimización de recursos. Es cierto que se apoya en un software pero éstos reciben otros nombres.

BIM ha generado un gran revuelvo en el mundo de la construcción ya que supone una profunda transformación que afecta a todos los procesos: diseño, construcción, gestión de recursos… y no se parece en nada a lo que hemos conocido hasta ahora.

¿Qué ventajas aporta la tecnología BIM?

  • Información en tiempo real del proyecto.
  • Aumenta y mejora la productividad.
  • Ayuda a optimizar los costes.
  • Permite detectar errores con antelación, lo que ahorra tiempo y dinero.
  • Facilita una gestión más eficaz de los recursos.
  • Comunicación y colaboración entre los participantes.

Este último es, quizás, uno de los más importantes. La tecnología BIM mejora la comunicación entre los profesionales que participan en el proyecto. Se crea un entorno colaborativo en el que la información siempre está actualizada, se agiliza la toma de decisiones y la productividad se mantiene al máximo.

Y, por último, otra de las grandes ventajas es la detección de errores de manera anticipada lo que evita gastos imprevistos y variaciones de presupuesto. 

Etiquetas