Build to rent: un negocio con altas rentabilidades

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El aumento progresivo del precio de las viviendas ha hecho que cada vez más personas opten por el alquiler. Desde la crisis del 2008, esta tendencia se encuentra al alza como consecuencia de la inestabilidad del mercado laboral y la escasa posibilidad de ahorro de la ciudadanía, que dificulta a los jóvenes el acceso a la compra de una vivienda.

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha hecho que se afiance aún más el mercado de alquiler. Esto, unido a la escasez de oferta de vivienda en régimen de arrendamiento, hace que se consolide el build to rent, o lo que es lo mismo, la construcción de viviendas para alquilar.

Build to rent: una oportunidad de negocio

La tendencia del build to rent comenzó en España en el año 2019, a pesar de estar asentada en otros países europeos. Promotoras inmobiliarias, fondos de inversión e incluso la Administración Pública han visto en esta opción de construir para alquilar una excelente oportunidad de negocio, con un bajo riesgo y una alta rentabilidad.

Todo ello teniendo en cuenta que solo el 23 % de la población española vive de alquiler, según el Boletín Especial de Alquiler Residencial 2019 del Observatorio de Vivienda y Suelo. Una cifra con mucho recorrido, si se compara con el 34 % de los europeos que prefiere alquilar a comprar una vivienda.

Hasta ahora, el mercado de alquiler estaba escasamente profesionalizado. Se encontraba en manos de particulares o era considerado una alternativa en el caso de que los promotores inmobiliarios que no lograban vender sus inmuebles. Aunque se calcula que el 95 % de las viviendas pertenecen a particulares, a lo largo de 2020, el build to rent no solo ha ido tomando forma, sino que parece que ha logrado consolidarse en nuestro país.

Máxima rentabilidad

La tendencia actual está encaminada hacia la construcción de inmuebles destinados exclusivamente al arrendamiento. Esto se traduce en una interesante oportunidad de negocio a largo plazo, ya que estos edificios suelen estar situados en zonas urbanas con buenas conexiones, donde no existe una buena oferta de inmuebles en alquiler.

La máxima rentabilidad se obtiene con pequeñas viviendas, estudios o apartamentos de una o dos habitaciones, donde los inquilinos encuentran, ante todo, la comodidad que le supone disponer de zonas comunes de gran atractivo, como gimnasio, piscina, trastero o terraza. Además, muchos de estos edificios ofrecen servicios como seguridad privada o lavandería, lo que los hace aún más atractivos a los ojos de los inquilinos. Todo ello permite la fidelización de las personas que optan por el alquiler.

Muchos expertos coinciden en afirmar que este modelo de negocio se afianzará en los próximos años. En este sentido, además de las promotoras y los fondos de inversión, también algunas administraciones públicas se han sumado al interés que despierta el build to rent. Un claro ejemplo de ello es la Comunidad de Madrid, que con la puesta en marcha del Plan Vive Madrid, ya ha comenzado la construcción de 25.000 viviendas en alquiler en 40 municipios en la región, con los que espera satisfacer la demanda existente en los próximos ocho años.