Esta Navidad nos vamos de fiesta… a casa

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Si eres de los que disfruta reuniendo en casa a la familia y amigos durante las fiestas navideñas, estás de enhorabuena. Este post está lleno de ideas para que te proclamen el mejor anfitrión. Eso sí, el problema es que se convertirán en #fandetuhogar y te obligarán a repetir.

Para casas en pareja

Si formas parte de esos cuatro millones de hogares españoles formados por parejas estables sin hijos, estás de enhorabuena: probablemente puedas organizar una fiesta exclusiva para adultos, en la que todos se sientan como unos niños.

  • Noche de ‘glamur’. ¿Por qué no jugar a llenar de lujo la Navidad? Invita a tus amigos a que se conviertan por unas horas en las personas más sofisticadas y frívolas del planeta, llena la casa de bolas y espumillones plateadas y doradas, el frigorífico de botellas de cava y elige música americana de los años cuarenta y cincuenta… ¡Ah!, y para inmortalizar el momentazo, monta en un rincón de casa un photocall. Seguro que todos entran en el juego.
  • Noche Agatha Christie. No todas las fiestas de adultos tienen que girar en torno a la comida, algo que ya se hace a menudo y mucho más en estas fiestas. Te proponemos que tu casa sea el escenario de un crimen (de mentirijillas, no te equivoques) y que tan solo dispongáis de unas horas para resolverlo. Para hacerlo tendrás que informar el día anterior a los invitados sobre el suceso, asignándole a cada uno una identidad siguiendo las reglas del Cluedo. Ese día adapta un poco tu casa para que cada habitación cumpla una función, y en el transcurso de la fiesta los invitados tendrán que resolver el enigma mientras charlan. Seguro que agradecen la invitación a una fiesta diferente.

Para casas unipersonales

Cada vez más españoles viven solos, lo que no indica que en sus casas tenga que reinar una paz monacal.

  • Invitar a cocinar. Una buena alternativa es convocar a un número reducido de amigos y quedar para preparar la cena o la comida todos juntos. Es una forma relajada llenar de contenido un domingo o sábado, para facilitar la organización, cada invitado puede encargarse de comprar los ingredientes de uno de los platos, que incluso podéis tematizar: ¿por qué no celebrar la navidad con un auténtico guajolote mexicano?
  • Un maratón de series. Seguro que la cuadrilla tiene pendiente ponerse al día con alguna de las series de moda, organiza una cadena de festejos en las diferentes casas de los amigos dispuestos a devorar una temporada por reunión. Antes tendrás que haber llenado de provisiones el frigorífico, elige precocinados, ensalada, snacks y fruta, ya que no querréis despegaros de la pantalla. Por supuesto, nada de planes para el día siguiente.

Para casas familiares

Tu familia es una piña, el problema es que es una piña muy grande. Pero no importa, los festejos que reúnen a diferentes generaciones siempre tienen algo de mágicos.

  • Comida de amigo invisible. Ya conoces la técnica, todos los nombres de los participantes escritos en una papeleta y el que escojas al azar se llevará tu regalo. Clásico, sencillo, divertido y racional para las navidades en grandes familias. Ahora tu casa se puede convertir en el escenario ideal para la entrega, no importa que la mesa no ofrezca tantas sillas, organizar un bufé con alguna plaza sentada para los abuelos. Si confías a los más pequeños el reparto de los regalos, la diversión está asegurada.
  • Fiesta de los muñecos ‘amigurumi’. Incluso en España es posible organizar una verdadera fiesta en la que la comida no sea el pretexto principal. Convoca a toda tu familia para realizar un amigurumi, la técnica japonesa para tejer muñecos de croché. Es divertido y fácil, pero como probablemente desconozcas cómo hacerlo puedes buscar en Internet alguien que durante un par de horas os dé un taller en el salón de casa. Todos quedarán encantados con su creación.

No te compliques la vida

La fiesta está pensada para disfrutarla, ¡incluso para quien la organiza! La mejor vía para no convertirla en un problema es planificarla. Escribe las tareas marcando unos plazos de ejecución: confirmación de invitados, comida y bebida, decoración, música, etiqueta… cuanto más minucioso sea tu listado, mejor. Si vives en familia o pareja no dejes de contar con los demás, asignándoles misiones acordes a sus capacidades, por ejemplo tu hijo más artista estará encantado de diseñarte una invitación para enviarla por WhatsApp o Facebook. Recuerda que la tecnología puede ahorrarte mucho tiempo.

Confecciona un presupuesto

Echar la casa por la ventana es una opción, pero no es necesario para pasarlo bien. La fiesta debe contar con un presupuesto, es la mejor forma de repartir los costes. Es importante que todo no se vaya al mismo capítulo, como tantas veces ocurre en un país como el nuestro, donde la comida y la bebida es sinónimo de fiesta.

Hoy hay infinidad de soluciones para dar a tu casa un aspecto navideño con una pequeña inversión. Desde divertidas pegatinas (busca ideas escribiendo stickers en tu buscador) con que decorar paredes, mesas, y muebles a originales velas y luces. Otra posibilidad con la que triunfar es contratar a un mago para amenizar los postres o un DJ para que os ponga a bailar.

Si eres de los que a la hora de confeccionar la lista de invitados se te va la mano, puedes considerar invertir en una vajilla desechable, no es la solución más ecológica pero puede ahorrarte mucho trabajo. Y si el problema es que no es una solución a la altura de unas fiestas de postín como las tuyas, quizá cambies de idea con tan solo entrar en alguna de las web especializadas en menaje desechable. Y ahora, a divertirse.

Etiquetas