Tarragona, tierra de oportunidades inmobiliarias

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

La recuperación del sector inmobiliario en España es un hecho y las expectativas de crecimiento son altas. Esta es la conclusión general del último Observatorio Inmobiliario de España, elaborado por BBVA Research, el servicio de estudios de la entidad financiera.

En términos interanuales, la compraventa residencial experimentó un incremento del 16,2% durante el primer trimestre del año. También aumentó la firma de visados para obra nueva en un 18,7%.

El dinamismo inversor se está percibiendo especialmente en zonas de costa. Tarragona es uno de los mejores ejemplos. Los datos del Ministerio de Fomento nos ofrecen una idea de su evolución: en 2016 la provincia encadenó el tercer año consecutivo de crecimiento de las ventas de viviendas. Además, se encuentra entre las diez áreas urbanas con mayores tasas de actividad del país según el informe que acaba de realizar el INE sobre indicadores urbanos.

La recuperación tras la crisis comenzó a percibirse en 2014. Desde entonces, el incremento medio de las operaciones ha sido del 11%. El pasado año se adquirieron 9.920 viviendas en Tarragona, una cifra que supone algo más del 13% del total de transacciones en Cataluña.

La tasadora Tinsa aporta detalles sobre las localidades más atractivas. La que en 2016 registró un mayor crecimiento de la inversión fue Calafell (29,5%), seguida de Torredembarra (28,7%), El Vendrell (17,7%) y Cunit (13,7%).

Según Miguel Sanz, director territorial de Tinsa en Cataluña, la dinamización de este mercado responde en gran medida a un nuevo interés del comprador nacional, sobre todo procedente de la ciudad de Barcelona, Aragón, La Rioja, Navarra y País Vasco.

“Ante las mejores perspectivas económicas, la gente se atreve de nuevo a comprarse una segunda residencia. Y como los precios suben, la compra se ve de nuevo como una buena inversión”, señala Sanz.

Pero también ha aumentado el interés del inversor extranjero. De nuevo acudiendo a los datos del Ministerio de Fomento, vemos que durante el pasado año un 18% de las viviendas fueron adquiridas por compradores foráneos, por encima de la media catalana (15,8%) y de la española (17%).

 

Incremento moderado de los precios

Un crecimiento de la demanda genera siempre una subida de precios, aunque en Tarragona está siendo un alza moderada. En 2016 las propiedades se han revalorizado un 0,3% desde su precio mínimo, un crecimiento inferior a la media catalana.

Según el ministerio, en el primer trimestre de 2017, el precio del metro cuadrado se situó en 1.249,5 euros de media, 12 euros más que en el mismo periodo del año pasado. Las localidades más caras son Cambrils (1.523,3 euros/m2), El Vendrell (1.129,5 euros/m2), Tarragona (1.079,6 euros/m2) y Reus (936,2 euros/m2).

Tarragona y Reus, sin embargo, apenas han experimentado subidas, mientras que en Tortosa y El Vendrell se han encarecido algo más de la media. Esta evolución y las perspectivas a corto y medio plazo demuestran que la provincia ofrece oportunidades muy interesantes para el inversor.

Etiquetas