De viaje por la arquitectura mundial: casas únicas donde pasar la noche

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Turismo rural, de relax, cultural, gastronómico… Hay muchos motivos para hacer de los viajes una experiencia para recordar y la arquitectura puede ser uno de ellos. Más aún, ¿por qué conformarse con observar las obras de los mejores proyectistas del mundo si incluso es posible alojarse en algunos de los edificios que crearon?

Esa es la oferta de Holidayarchitecture, una plataforma también conocida como Urlaubsarchitektur, a través de la que es posible alquilar joyas diseñadas por premios Priztker (el Nobel de la Arquitectura), como las tres cabañas de madera que Peter Zumthor construyó para su familia en la localidad suiza de Leis ob Vals. O Can Lis, la casa que levantó Jørn Utzon en Portopetro (Mallorca).

En su catálogo puede encontrarse también Le Moulin, una exquisita restauración de un viejo molino ubicado en la Dordoña francesa, realizada por el prestigioso arquitecto holandés Piet Hein Eek; la espectacular Urban Treehouse que el alemán Andreas Wenning imaginó en un bosque cerca de Berlín; o la vivienda alpina Aufberg 1113, en Salzburgo, del maestro germano Andreas Meck.

Iconic Houses es otra plataforma digital en la que la historiadora de la arquitectura Natascha Drabbe propone recorridos para descubrir diseños del modernismo, el minimalismo y otras escuelas de vanguardia, señalando las que se pueden alquilar. Por ejemplo, la Casa Das Canoas de Oscar Niemeyer, otro premio Priztker. Existen también portales especializados, como The Modern House, con una oferta exclusiva para viajeros amantes del modernismo.

 

Al alcance de todos

Las posibilidades son variadas y más numerosas de lo que podría pensarse. Tal es así, que es posible acceder a muchas de ellas a través de webs tan populares como Booking, Airbnb o Homeway.

Dos de las creaciones de Frank Lloyd Wright, para muchos el padre de la arquitectura contemporánea, se anuncian en esas plataformas generando una demanda que hace casi imposible reservarlas con menos de seis meses de antelación.

La más destacada es la residencia que Wright diseñó para la familia Bernard Schwartz en Wisconsin (EE.UU.), a la que en una entrevista calificó como “la casa de mis sueños”. Su coste es de 400 euros la noche. Uno de sus últimos trabajos fue Cooke House, en Virginia Beach (EE.UU.), ahora en alquiler por unos 150 euros.

Le Corbusier es otro nombre grabado en oro en la historia de la arquitectura moderna y otro reclamo irresistible para viajeros del diseño. Suyo es el edificio Cité Radieuse de Marsella (Francia), declarado Patrimonio Mundial por la Unesco, en el que se alquilan apartamentos, eso sí, a precios muy elevados.

La residencia Harg House, situada en Burdeos (Francia), es otra de sus grandes obras, una creación de 1926 que anunció con asombrosa antelación las tendencias arquitectónicas de final del siglo XX.

Con estos portales puedes asegurarte unas vacaciones inolvidables llenando tu maleta de arquitectura.

 

Imagen: The “Corbusierhaus” in Berlin, autor: Manfred Brückels

Etiquetas