10 ideas para ahorrar gasolina en 2020

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El gasto en gasolina o gasoil en las familias supone casi 1300 euros anuales de media, según datos del INE. Se trata de una partida que no es difícil reducir, ya que buena parte del gasto depende del factor humano. Las claves son conocidas comúnmente pero su puesta en práctica no está tan extendida. Sin embargo, el ahorro puede rondar un 20% en el coste en combustible, todo ello, sin desdeñar otras ventajas globales vinculadas a las eficiencia energética, como la reducción de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Reducir el gasto en combustible pasa por reducir el uso del vehículo, conducir más eficientemente y adquirir gasolina lo más económica posible. Parece fácil, pero ¿lo es? Éstas son 10 claves fundamentales:

1. La elección del coche

Como es obvio, el primer factor que influirá en los litros por kilómetro consumidos es el propio vehículo. Si se va a adquirir uno nuevo, su consumo debe ser uno de los aspectos a valorar por lo que conviene informarse sobre las distintas opciones (gasolina, híbrido, eléctrico…) y elegir un coche con una potencia adecuada a nuestras necesidades. La eficiencia energética es, además, un factor que algunas capitales repercute directamente en las opciones de movilidad.

2. Las comunicaciones

Otra evidencia: cuanto menos se necesite hacer uso del vehículo, menor será el gasto en combustible. Si los desplazamientos diarios son largos o poco eficientes (como lo son que se producen por ciudad, con frecuentes paradas y manchas cortas) puede ser resultar aconsejable plantease comprar una vivienda más cercana al centro de trabajo o, al menos, con una buena red de comunicaciones.

3. El garaje

Análogamente, el mismo razonamiento básico se aplica a reducir el tiempo y los kilómetros a la hora de encontrar aparcamiento. Si en la zona de residencia o en el área cercana a la oficina se hace difícil encontrar sitio para aparcar, puede resultar rentable comprar o alquilar un garaje. El ahorro en tiempo, menos fácil de cuantificar, será también un factor a poner sobre la balanza.

4. La ruta

Optimizar el consumo de carburante en este sentido es hoy más fácil que nunca ya que la mayoría de aplicaciones móviles con GPS permiten elegir la ruta más eficiente desde el punto de vista energético que, por cierto, puede no ser la más corta ni las más rápida, sino la que permita una conducción más eficiente. Sumar a ello el sentido común y aprovechar los traslados para resolver gestiones que queden de camino también ayudará a ahorrar desplazamientos y por tanto, reducir el gasto en gasolina.

5. Conducción eficiente

Algunas medidas para conducir más eficientemente que se pueden aplicar inmediatamente son, entre otras, no pisar el acelerador mientras se arranca, utilizar marchas largas, frenar con el motor, evitar paradas bruscas y tirones, apagar el motor en los atascos, utilizar calzado adecuado y, en general, conducir de forma suave.

6. Control de la velocidad

El aumento de la velocidad del vehículo aumenta exponencialmente el consumo, por lo que levantar el pie del acelerador (y conducir a bajas revoluciones) repercutirá, y mucho, en el balance mensual del gasto en gasolina.

7. Mantenimiento del vehículo

Por su parte, el vehículo lo tendrá más fácil para optimizar el consumo si se encuentra en condiciones óptimas. Especial atención merecen el estado del motor, los niveles de aceite y la adecuada presión de los neumáticos. Llevar al día el mantenimiento del vehículo ayudará, además, a evitar males mayores.

8. Mejora de la aerodinámica

Vaciar el maletero, transportar lo mínimo necesario y desmontar la baca si no se necesita reducirá la resistencia del coche, que necesitará de menor energía en sus desplazamientos.

9. Control de la temperatura interior

Tanto el sistema de aire acondicionado como el de calefacción son grandes consumidores de energía. Si se necesitan, conviene utilizarlos con moderación: cada grado se verá reflejado en el consumo.

10. Precio de la gasolina

Planificar los repostajes aprovechando las rutas, preocuparse de encontrar los mejores precios (que suelen fluctuar: también existen aplicaciones móviles que ayudan a ello) y utilizar programas de fidelización con puntos y descuentos no sólo repercutirá en el ahorro anual: podrás ver un ahorro de varios euros reflejado en cada repostaje.  

Etiquetas