Vivir en casas de 6,4 m2: el plan que puede revolucionar la vivienda en Berlín

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El arquitecto alemán de origen laosiano Van Bo Le-Mentzel expone en los terrenos del Bauhaus Campus de Berlín su ideal de vivienda: 6,4 m2 en los que ha sido capaz de instalar de manera funcional una cocina, un baño, una cama, un escritorio e, incluso, un sofá.

Este sería el modelo estándar para una sola persona, pero el arquitecto también ha diseñado otras dos alternativas: una para parejas, con una superficie de 13 m2, y otra para familias de cuatro miembros, de 25 m2.

La propuesta no es un simple juego arquitectónico. Forma parte de un movimiento conocido como tiny houses (minicasas) que la proyectista británica Sarah Susanka inició a finales de los años 90 y que pretende transformar el concepto de habitabilidad.

Los seguidores de este movimiento quieren demostrar que no resulta lógico ni práctico ocupar la mayor superficie posible para vivir porque nuestras necesidades son menores de lo que podemos pensar. Eso, además, genera una escalada de precios que dificulta el acceso de una gran parte de la población a una vivienda digna.

Le-Mentzel estima que su minicasa puede alquilarse por unos 100 euros al mes. En el precio se incluye la electricidad, la calefacción y una tarifa plana de internet. El propósito no es hacer negocio con la venta de tiny houses, sino provocar una revolución en el urbanismo.

Varios inversores privados están interesados en el proyecto de Le-Mentzel para comprar suelo en la capital alemana y construir 200 de estas viviendas, que según sus previsiones podrían estar finalizadas en 2019.

 

Ahorro energético y movilidad

Reducir el espacio ya supone un menor gasto energético, pero además la tiny house berlinesa muestra un compromiso con la sostenibilidad y el ahorro: el material que emplea es fundamentalmente madera, lo que favorece el aislamiento. La estructura se completa con una ventana amplia para dejar entrar la luz y el calor del sol.

El uso de paneles prefabricados y móviles permite realizar ampliaciones en caso de que haya nuevos ocupantes en la casa. Y el mobiliario multifuncional se ha diseñado para adaptarse perfectamente al espacio.

Le-Mentzel también ofrece la posibilidad de instalar sus minicasas sobre remolques con ruedas de tal manera que pudieran cambiar su ubicación cuando quisieran los propietarios: “En Berlín hay 1,5 millones de coches que ocupan cada noche un espacio de 10 m2, el mismo espacio que ocupa una tiny house”, asegura el arquitecto.

Su precio de construcción está entre los 30.000 y los 50.000 euros, pero Le-Mentzel insiste en que no quiere hacer negocio: “Lo que ofrecemos es una nueva forma de vida en la gran ciudad”.

 

Foto de Bauhaus Campus Berlín

Etiquetas