El vídeo digital, pieza clave en la estrategia de las agencias inmobiliarias

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El sector inmobiliario ha comenzado su proceso imparable de digitalización. Ya nadie duda del valor añadido del vídeo digital de viviendas como herramienta para que un cliente se decida a comprar o alquilar una casa. Pero si hace unos años surgía el home staging, ahora es el home staging virtual la tendencia que marca la diferencia entre agencias a la hora de promocionar su marca. 

De esta manera, el vídeo digital pasa a ser un valor añadido para el cliente, que tiene la oportunidad de visualizar de una manera detallada la que podría ser su vivienda. Pero también es un recurso útil y ventajoso para las agencias inmobiliarias a la hora de cerrar una venta en un tiempo menor.

Vídeos de viviendas

El primer paso en la digitalización del sector fue pasar de las fotografías de calidad a los vídeos de viviendas, que permitían a los posibles compradores conectar emocionalmente con el inmueble

Los vídeos transmiten más emociones que una serie de fotografías estáticas y ayudan a solventar dudas de los clientes. Un tour virtual tiene, sin duda, un mayor impacto entre los compradores o arrendadores y les ayuda a visualizar mejor el inmueble. Además, ahorran tiempo, ya que en ocasiones las personas interesadas utilizan esta herramienta para descartar inmuebles sin necesidad de haberlos visto en persona. 

De igual manera, el vídeo, que ya estaba asentado antes de la llegada del Covid-19, se ha visto potenciado con la pandemia, cuando las visitas presenciales tuvieron que suspenderse y pasar a ser online. 

En qué consiste el Home Staging Virtual

El home staging es una técnica que consiste en realzar una vivienda para darle un aspecto más atractivo y conseguir alquilarla o venderla más rápidamente y con el mayor beneficio posible. 

Es una manera de diferenciarse de la competencia y aumentar el número de visitas a un inmueble. De igual manera, los expertos consideran que una intervención de home staging puede llegar a acortar los plazos de venta o alquiler incluso a la mitad de tiempo.

Por su parte, el Home Staging Virtual consiste en utilizar las nuevas tecnologías para el mismo fin. Con las nuevas técnicas digitales una casa vacía puede amueblarse de forma virtual para mostrar todo su potencial. Así, el vídeo que ven los clientes les permite hacerse una idea de la mejor redistribución del espacio una vez que la casa esté amueblada, cómo quedarían las diferentes estancias con la iluminación correcta, o qué mobiliario podría ser adecuado. 

Cómo ayudan los vídeos de viviendas en las ventas

La Asociación Home Staging España (AHSE) asegura que el 75% de las viviendas que recurren al Home Staging Virtual se venden en menos tres meses. Y una cuarta parte de los propietarios incluso alquila o vende su inmueble en dos semanas. Por tanto, estaríamos hablando de un retorno de la inversión positivo

El precio de los vídeos digitales dependerá de cuántas estancias se quieran transformar virtualmente. Hay personas que buscan potenciar el espacio de un salón amueblado, mientras que otras inciden en las posibilidades de dormitorios infantiles o de una terraza añadiendo aspectos como tumbonas o pérgolas. También es ideal para mostrar cómo las estancias interiores, con una determinada luz y una capa de pintura, pueden transformarse.

Asimismo, en el caso de las viviendas unifamiliares que tienen un entorno sin acondicionar, los clientes pueden imaginar con estos vídeos cómo quedarían ajardinados. De esta manera, los futuros inquilinos o compradores pueden hacerse una idea más definida antes dar el visto bueno.  En este caso, “el efecto cortinilla” permite ver el antes y el después, lo que causa un impacto positivo en la persona que está viendo el vídeo. 

Cómo debe ser el vídeo digital de viviendas 

Las agencias inmobiliarias utilizan cada vez más el vídeo digital como estrategia para captar clientes. Para diferenciarse de la competencia y dejar satisfecho al posible comprador o inquilino, hay que realizar vídeos que satisfagan sus necesidades y sus expectativas.

El vídeo digital tiene que ser original y creativo para que llame la atención y se recuerde. No tiene que ser muy largo para no aburrir al espectador. Con dos o tres minutos son suficientes para mostrar todo el potencial de la vivienda.

Los vídeos de viviendas tienen que ser de calidad, preferiblemente hechos por un profesional. Deben provocar emociones y sensaciones positivas, ya que el objetivo final es que el cliente se vea viviendo dentro del inmueble. No hay que olvidar que puede ser clave a la hora de cerrar el proceso de alquiler o venta.

Foto: Pexels

Etiquetas