Un solo lenguaje para todos los dispositivos inteligentes del hogar

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Los grandes gigantes de la tecnología llevan trabajando desde hace años en dispositivos domóticos con los que crear hogares inteligentes que no solo atiendan los deseos de los propietarios con una simple instrucción de voz, sino que incluso se anticipen a sus necesidades.

Uno de los grandes obstáculos para la implantación del llamado Internet de las Cosas (IoT) es la utilización de un lenguaje propio en cada desarrollador. Es inútil pedirle a Alexa (el asistente de voz de Amazon) que programe la calefacción si el termostato ha sido desarrollado por Google Home. Y Siri no podrá acceder al televisor inteligente de una marca cuyo ecosistema no sea el de Apple.

Por tanto, ahora el usuario debe optar por un sistema y comprar todos los productos que estén asociados a él para que puedan comunicarse entre ellos. Afortunadamente, no será así por mucho tiempo.

Tal vez la verdadera revolución de la domótica haya comenzado hace unas semanas, cuando Google, Amazon y Apple anunciaron que iban a comenzar a trabajar juntos en el desarrollo de un nuevo estándar de conectividad que permitirá a cualquier dispositivo inteligente recibir órdenes a través de cualquier sistema.

En realidad, esta iniciativa ya existía, se conocía como Zigbee Alliance y en ella se habían involucrado empresas importantes como Ikea, Samsung SmartThings y Signify (especializada en sistemas de iluminación). Los tres grandes gigantes tecnológicos han decidido sumarse ahora, creando un nuevo grupo de trabajo al que han llamado Connected Home over IP. La razón de su cambio de parecer ha sido la constatación de que la falta de un código abierto de conectividad es el mayor obstáculo para la definitiva penetración de sus productos en los hogares.

También con los dispositivos antiguos

“Para los desarrolladores, simplifica el trabajo y reduce los costes al darles un estándar para la construcción de sus productos. Gracias a ello, cada usuario tendrá el poder de elegir cómo desea controlar su hogar, independientemente de la tecnología de hogar inteligente que elija”, se asegura en un comunicado del nuevo grupo de trabajo.

Cuando se alcance un acuerdo sobre ese lenguaje universal, el comprador tan solo deberá preocuparse de que las características de cada producto encajen con sus preferencias, más allá de la marca o del asistente de voz de que disponga, incluso si lo adquirió antes de la unificación.

En efecto, el objetivo es que el nuevo protocolo también funcione con los dispositivos antiguos. Son muchos los hogares que ya disponen de sistemas inteligentes de iluminación, climatización, seguridad doméstica e, incluso, electrodomésticos conectados a móviles y asistentes de voz. Ninguno quedará obsoleto. Todos aprenderán a leer el nuevo lenguaje.

Etiquetas