Tubos solares o cómo llevar la luz natural a donde no hay ventanas

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

La luz natural es uno de esos elementos capaces de transformar cualquier espacio, un recurso de incuestionable valor para crear atmósferas cálidas e, incluso, inspiradoras. Las ventanas o cerramientos acristalados son los grandes aliados a la hora de permitir que esa iluminación natural circule libremente por los interiores del hogar pero, ¿qué hacer cuando una o varias estancias no tienen ventana? La solución parece obvia: optar por la iluminación eléctrica aunque, ¿es la única alternativa? Nada más lejos de la realidad.

Los tubos solares son una solución capaz de solventar la cuestión de una manera atractiva, sencilla y relativamente económica. Captando la luz desde el exterior, estos sistemas permiten trasladar las bondades del astro rey a cualquier rincón de la casa.

Tubos solares: qué son y cómo funcionan

La mecánica es sencilla y es que un tubo solar no es más que un sistema diseñado para proveer de luz natural a los espacios interiores de una construcción. En líneas generales, este mecanismo suele utilizarse allí donde no es posible instalar una ventana, ni siquiera en el tejado, y consta, fundamentalmente, de tres partes básicas: claraboya, tubo y plafón.

La claraboya es la parte situada en el exterior y, en consecuencia, la encargada de captar la luz del sol gracias a una lente que permite multiplicar la misma. Su diseño, cubierto con una cúpula, está pensado para resultar efectivo, incluso, en días nublados.Existen modelos que incluyen sistemas para evacuar posibles condensaciones.

El tubo es otro de los elementos fundamentales ya que su fabricación en aluminio con acabado interior reflectante es el canal a través del cual se transporta la luz solar hacia el interior. En contra de lo que pueda dictar la intuición, su disposición no tiene por qué ser vertical, de hecho, puede tener giros sin que ello impida que la luz natural llegue a cualquier rincón de la casa. Por su parte, el plafón es la parte visible del tubo solar en el interior de la vivienda, un elemento cóncavo que hace las veces de difusor.

La instalación de un tubo de luz

Uno de los hándicaps de este tipo de sistemas de iluminación natural tiene que ver con la necesidad de modificar la cubierta, por lo que es conveniente incluirlo en el proyecto de construcción. Sin embargo, siempre y cuando exista la posibilidad de intervenir en el techo o cubierta, la instalación es sencilla.

Eso sí, para acometerla conviene tener presentes ciertas recomendaciones que permitirán optimizar al máximo su aportación al diseño y decoración de interiores. En este sentido, la ubicación de la claraboya es fundamental, siendo el mejor emplazamiento una zona bien soleada que reciba luz durante la mayor parte del día sin la amenaza de sombras de árboles, muros u otras construcciones.

Ya en el interior, la ubicación del plafón difusor también merece atención: una colocación en el centro de la estancia a iluminar garantizará la uniformidad de la luz en toda la superficie.

¿Cuánto cuesta instalar un tubo solar?

Vista la sencillez de su instalación o las bondades del sistema, solo resta dar respuesta a una pregunta: ¿cuánto cuesta instalar un tubo solar? El precio depende de distintos factores pero, en líneas generales, el mercado ofrece soluciones que van desde los 200 € a los 700 €, aproximadamente.

Cuestiones como el lugar donde se instalará, el tamaño, longitud y diámetro del tubo, de la propia estancia o los accesorios pueden incrementar o reducir el presupuesto aunque, a la larga, el ahorro energético que supone la instalación de estos sistemas permite amortizar la inversión.

Por qué optar por la iluminación con tubos solares

Una casa con jardín, un ático con vistas espectaculares, una vivienda totalmente conectada al exterior…  Encontrar la casa ideal guarda una estrecha relación con el hecho de que disponga de espacios bien iluminados, pero la ausencia de ventanas o de espacios al aire libre no tiene por qué suponer un escollo insalvable.

Los tubos solares pueden bañar de luz natural cualquier rincón de la casa y, además, ofrecen algunas ventajas:

  • Mantenimiento y ahorro energético. ¿Hay algo más sostenible que servirse de la luz del sol para iluminar los ambientes? Los tubos solares proporcionan una iluminación limpia que, además, propicia una reducción del consumo eléctrico (hasta un 45%) y, en consecuencia, un ahorro en la factura de la luz. Además, una vez instalados, estos tubos solares no requieren de ningún mantenimiento.
  • Fácil instalación. Se adaptan a cualquier tipo de cubierta o tejado e, incluso, a fachadas, tanto en viviendas como en oficinas o locales comerciales. La instalación puede realizarse en un único día y sin grandes reformas estructurales.
  • Hermetismo. Ni ruido, ni calor. Los tubos de luz impiden la entrada de ambos (la potencia calorífica de la luz se pierde en el tubo).
  • Versatilidad. El mercado ofrece soluciones adaptadas a todo tipo de necesidades con diferentes diámetros e, incluso, accesorios para optimizar su uso tales como luces led, ventilación y hasta reguladores de luz.
Etiquetas