Toldos y persianas que limpian el aire

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El aire limpio es un bien escaso en las ciudades. Ni siquiera en nuestra casa estamos a salvo de los contaminantes, que cada vez provocan más enfermedades y alergias, de manera que cualquier innovación para mejorar el entorno doméstico puede ser una inversión en salud.

Por eso está suscitando un gran interés la posibilidad de convertir toldos, persianas, cortinas y estores en filtros contra la polución y generadores de oxígeno. No se trata de complejos sistemas tecnológicos, sino de una simple reacción química: la fotocatálisis.

Existen compuestos, como el dióxido de titanio, que al recibir luz solar son capaces de combinarse con otras sustancias del aire, como el dióxido de carbono, dando lugar a elementos inocuos que se eliminan con facilidad. Es una reacción similar a la que producen las plantas cuando transforman el CO2 en oxígeno con la luz.

La fotocatálisis es bien conocida desde hace años, pero es ahora cuando se están desarrollando métodos que consiguen aplicar esos compuestos ‘limpiadores’ en diferentes superficies y materiales, como fachadas, pavimentos y complementos de las casas.

En Estados Unidos han aparecido las primeras compañías que comercializan toldos, persianas y cortinas con sustancias fotocatalíticas, y la propuesta acaba de llegar a nuestro país a través de la empresa española Persax. Su estrategia de marketing se resume en un dato: sus productos eliminan al menos el 50% de los componentes orgánicos dañinos que se respiran en una vivienda.

Contra el tabaco y los alérgenos

Estos productos no se diferencian de los demás. Las sustancias están en los materiales de los toldos y persianas y hacen su función cada día, atrapando los contaminantes que rodean la vivienda y convirtiéndolos en polvo inofensivo que es arrastrado por el viento o la lluvia. En interiores, ese polvo (casi inapreciable) se barre o se aspira.

Si están dentro de la vivienda, en las cortinas y estores, reaccionan también con los humos y los alérgenos. Desde Persax se asegura que en 20 minutos la fotocatálisis es capaz de eliminar el 84% de los elementos nocivos del humo del tabaco. Su efectividad ha llevado a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos a considerarlos productos apropiados para niños con enfermedades respiratorias.

En España, científicos de la Universidad de Alicante han comprobado que un metro cuadrado de cualquier superficie impregnada con estas sustancias equivale a la acción oxigenante de un árbol. Imaginemos la capacidad 10 metros cuadrados (10 árboles) de toldos, cortinas y persianas fotocatalíticas (una superficie bastante razonable) en la salud de los habitantes de una casa…

El precio de estos productos es aproximadamente 25 euros por metro cuadrado más caro que otros similares no fotocatalíticos, según explican desde Persax. La inversión no parece excesiva ya que el efecto de estas sustancias dura entre 8 y 10 años, y puede ser renovado con otras pulverizaciones sobre los materiales.

De hecho, se prevé que en poco tiempo se vendan soluciones liquidas que cualquiera pueda aplicar en todo tipo de superficies para que, ya que no podemos dejar de producir contaminación, al menos la mantengamos alejada de casa.

Etiquetas