Todo lo que hay que saber de un escaparate antes de comprar un local

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Es el único vendedor que trabaja los 365 días del año, 24 horas al día. El que ofrece la primera impresión de un local y el que impulsa al posible comprador a traspasar las puertas de la tienda. En definitiva, gran parte del éxito comercial pasará por contar con un escaparate que se adapte al modelo de negocio y que resulte atractivo para el público al que se dirige.

En esta guía se pueden conocer los diferentes tipos de escaparates y las características técnicas con que deberían contar.

¿A qué altura debe colocarse?

Según esta característica podemos dividirlos en dos tipos:

  • Como mínimo a 30 ó 40 cm sobre el suelo con el propósito de evitar los daños que pudieran provocar los peatones o los vehículos y, además, sirve para colocar los productos a la altura de los ojos del posible cliente.
  • En fachada. Ocupa todo el frontal de la tienda, del suelo al techo. El propósito es dar una gran visibilidad a objetos de tamaño medio o grande, además de vender el diseño del interior del local.

¿Qué dimensiones?

Dependerá del tamaño de los productos que se exhiban y del nivel de detalle que se quiera mostrar de ellos:

  • De caja oscura. Las dimensiones se reducen concentrando la iluminación en ese espacio concreto. El objetivo es que el cliente aprecie el valor de lo expuesto. Es el tipo de escaparate más adecuado para una tienda de complementos de lujo o para una joyería.
  • Clásico. Ocupa al menos dos tercios de la fachada y se busca la máxima profundidad para mostrar el mayor número de productos. Se ajustaría a las necesidades de una juguetería o una zapatería.
  • Abarca toda la fachada. El escaparate de hecho es una prolongación del local. No se distinguen ambos espacios. Es el más habitual cuando los objetos son de gran tamaño, como ocurre en una tienda de decoración.

¿Cuál es la ubicación ideal?

La situación define dos tipos de escaparates:

  • De acera. Los más habituales. Con una fachada longitudinal que se abre a la calle o al pasillo de un centro comercial.
  • De esquina o chaflán. Da a dos calles. Son los más valorados porque en ellos pueden confluir las miradas de los peatones desde dos puntos de vista.

¿Qué cantidad de luz?

La iluminación es esencial para lograr que el escaparate sea atractivo. La primera característica que hay que estudiar es la cantidad de luz necesaria, que va a depender de la ubicación del local.

Si está dentro de un centro comercial, tendrá que ser constante a lo largo del día, lo bastante potente para que la luz artificial del entorno no lo haga parecer oscuro pero sin excederse para evitar deslumbramientos. Por ello, las luminarias tienen que orientarse hacia el interior del escaparate.

Si da a la calle, deberá variar en función de la cantidad de luz natural que reciba. Así mismo, el tipo de mercancía determinará si es conveniente una iluminación general (por ejemplo, en una tienda de tecnología) o una puntual (para destacar productos de valor).

Etiquetas