Teletrabajo: ¿está tu casa preparada para convertirse en tu oficina?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Cada vez encontramos más emprendedores que apuestan por trabajar desde casa. Para muchos es muy tentador: la flexibilidad, la organización del tiempo y el equilibrio entre la vida laboral y personal son algunas de las cosas que más valoran. Para otras personas no es tan atractivo, ya que carecer de compañeros, de proyectos o no tener una rutina establecida puede incurrir en que la productividad merme. Lo que sí parece importante para desempeñar un buen trabajo desde casa es preparar el entorno y disponer de un espacio agradable para trabajar. ¿Crees que tu hogar está preparada para convertirse en tu oficina?

Acondicionar una zona de trabajo

No importa si se trata de una habitación vacía que haga de despacho o si se destina – por falta de espacio- un rincón en el comedor donde instalar el portátil, el móvil y el resto de material que se precise. Lo que resulta esencial es que el espacio para trabajar siempre sea el mismo, con el fin de identificar una zona habitual en la que desempeñar la labor profesional. Tener un espacio reconocible hace que el cerebro se concentre más y aumente la productividad.

Para concentrarnos mejor es importante contar con silencio. Como alternativa al ruido excesivo en la vivienda, se puede cerrar la zona con cristales que ofrezcan aislamiento acústico; también usar pintura aislante que contiene resina y filtros capaces de reducir el sonido y el ruido en un 30% o forrar las paredes con corcho o madera.

Priorizar tareas

Uno de los problemas a los que se enfrentan los freelancers es que muchas veces  dedican las primeras horas del día a leer el correo o a dar un repaso a las redes sociales y eso hace que las primeras horas de la mañana sean poco productivas. Cada uno debe organizarse según sus circunstancias y necesidades, pero para sacar el máximo provecho a la jornada, es muy recomendable encontrar una mecánica que permita priorizar las tareas diarias. Si hay sitio suficiente, puedes destinar una pared y revestirla de corcho como si fuera tablón, para organizar con post-it y notas los trabajos diarios.

También es buena idea preparar una lista semanal de cosas por hacer para tener una visión global cada lunes y poder adecuar el ritmo de trabajo a todas las tareas planificadas. En este punto y si se tiene un perfil más digital, se puede optar por la tecnología para optimizar  tiempos y utilizar alguna aplicación móvil.

¿Qué equipamiento es necesario?

Es evidente que hoy en día, prácticamente cualquier trabajo requiere tener conexión a Internet ágil y segura: para enviar un presupuesto, buscar nuevas oportunidades en los portales de empleo, contactar con un cliente, subcontratar a un proveedor… Infórmase de las diferentes ofertas que ofrecen las compañías de telecomunicaciones y elegir según necesidades es fundamental, pero también asegurase de que la conexión permita realizar el trabajo sin interrupciones.

Al igual que una buena conexión, es importante tener las herramientas apropiadas para poder teletrabajar. Todo dependerá de la profesión que se desempeñe: un arquitecto tendrá unas necesidades en cuanto a espacio, tipo de mesa y programas de diseño, por ejemplo. Un periodista por cuenta propia quizá pueda hacer su trabajo únicamente con un portátil y un móvil.

Etiquetas