Casas ecológicas sostenibles en un “eco barrio”

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

En 2020, todas las construcciones residenciales levantadas en California deberán cumplir con la estrategia ‘consumo de energía cero’, es decir, deberán ser plenamente sostenibles, producir su propia energía, gestionar sus recursos y eliminar emisiones contaminantes.

En ese escenario de futuro surge el concurso internacional de ideas Architecture at Zero, organizado por el prestigioso American Institute of Architects, que en su cuarta edición propuso un desafío a los participantes: diseñar un barrio integral que contemplara todos esos requisitos ecológicos integrando, además, espacios comerciales y aparcamientos.

El proyecto ganador del Top Honor Award ha sido Symbiosis, de un equipo de arquitectos encabezado por dos españoles, Sergio Carretero y Rocío Carvajo, un francés, Geoffrey Diackiw, y una canadiense, Josiane Crampe. Para el jurado es una propuesta apasionante, porque buscan soluciones innovadoras basadas en la tecnología.

Vayamos con ellas. Symbiosis se ha concebido como un barrio ecológico compuesto por siete edificios que combinarían 240 viviendas con espacios ajardinados, locales comerciales y plazas de aparcamiento flexibles. En su construcción se utilizarían sobre todo acero y madera (resistentes y no agresivos con el entorno) y todos los materiales serían locales.

Passivhaus, huertos urbanos y microalgas

El punto de partida para lograr el objetivo ‘consumo de energía cero’ es aplicar el estándar Passivhaus, un sistema de máxima eficiencia energética que responde a cinco principios básicos:

  1. Completo aislamiento térmico en fachadas y cubiertas.
  2. Ausencia de puentes térmicos (transmisión de frío y calor) en todos los elementos de la construcción (esquinas, ejes, juntas…).
  3. Estanqueidad (sin grietas, huecos u orificios).
  4. Renovación periódica del aire para recuperar el calor que se emite en esa ventilación para mantener la temperatura interior.
  5. Ventanas y puertas de altas prestaciones térmicas.

Este sistema integral se completa con otros elementos eficientes:

  • Techos verdes con huertos urbanos.
  • Un circuito cerrado de agua que aproveche la lluvia en el riego de los techos y las zonas ajardinadas.
  • El innovador sistema Living Machine permitiría, además, aprovechar las aguas grises (las que provienen del uso en las viviendas) depurándolas con plantas para que vuelvan a ser utilizadas en dispositivos domésticos que no requieren agua potable, como los inodoros.
  • En los techos se instalarían panales fotovoltaicos sobre los huertos urbanos, capaces de dejar pasar la luz necesaria para las plantas al tiempo que aprovechan la energía calórica del sol.
  • Las fachadas este y oeste de los edificios tendrían un cubierta de microalgas que, por fotosíntesis, producirían oxígeno y biomasa, y sería empleada en calderas comunitarias, un sistema que ya ha demostrado su eficiencia en un edificio de Hamburgo.

Las plantas bajas estarían destinadas a los comercios y a las plazas de aparcamiento, con espacios distribuidos por módulos de madera móviles. De tal manera que puedan ser reestructurados si surgen nuevas necesidades. Así, lo que ahora es un parking podría convertirse en locales u oficinas, y viceversa.

Symbiosis ya es un referente para otros muchos proyectos de ecobarrio que irán haciéndose realidad en los próximos años. No hay duda de que el futuro de la construcción es verde y sostenible.

 

Etiquetas