¿Cómo saber el valor catastral de una vivienda?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El valor catastral de una vivienda es un valor administrativo que se fija a través de la ponencia de valores y la actualización catastral. Esta valoración del inmueble la realiza la Dirección General del Catastro, dependiente del Ministerio de Hacienda.

Cómo calcular el valor catastral

El Catastro asigna a cada inmueble un valor que se calcula en función del suelo y el valor de construcción, junto a otra serie de criterios que se establecen de manera particular en cada municipio.

Para calcular el valor catastral de una vivienda se tienen en cuenta factores relacionados con la ubicación del inmueble, los gastos de construcción y el valor en el mercado. Entre ellos, la localización de la vivienda, la antigüedad del inmueble, el nivel de reforma y estado de conservación, la calidad de la construcción o el coste del suelo, así como si el inmueble tiene un carácter histórico-artístico, entre otras circunstancias. 

Cómo saber el valor catastral

Existen diferentes fórmulas para conocer el valor catastral de una vivienda. Los propietarios de la misma pueden consultar este dato de forma automática a través de la Declaración de la Renta o el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) que establece el Ayuntamiento en el que se encuentra el inmueble. Si no se dispone del recibo, existen diferentes formas de solicitarlo al Consistorio.

Otra forma de saber el valor catastral de una vivienda es solicitar este dato a la oficina de Catastro del municipio. Una simple llamada telefónica bastará, aunque el interesado tendrá que identificarse como propietario a través de su DNI y deberá disponer de la referencia catastral.

También se puede solicitar de manera online en la Sede Electrónica de Catastro, para lo que el usuario deberá introducir la referencia catastral en el lugar indicado. O se puede pedir de manera presencial, a través de las oficinas de Catastro o en el Ayuntamiento del municipio en el que está ubicada la vivienda, previa identificación y a través de la referencia catastral.

Por su parte, los no propietarios tienen acceso a otros datos acerca de la vivienda, como son la referencia catastral, la superficie del inmueble o su uso, entre otros aspectos.

Modificaciones y discrepancias

El propietario de la vivienda debe notificar cualquier modificación que se realice en la misma y que pueda aumentar el valor catastral. Por ejemplo, si se realizan obras significativas en el inmueble, si se divide para obtener dos viviendas o se construye una piscina.

De igual manera, si no se está de acuerdo con el valor catastral, se puede establecer una reclamación en Catastro y solicitar una revisión catastral que establezca el valor real de la vivienda.

Hay que tener en cuenta que el valor catastral se necesita para realizar la declaración de la renta y pagar determinados impuestos, como el IBI, la Plusvalía municipal o el Impuesto sobre el Patrimonio. Asimismo, el valor catastral puede influir en el pago final de otros impuestos, como el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y el de Actos Jurídicos Documentados, así como el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Diferencia entre el valor catastral de una vivienda y el de mercado

Aunque a veces se confunden, el valor catastral y el valor del mercado son diferentes. El valor catastral es un valor que se le asigna a una vivienda por parte de la Administración teniendo en cuenta diferentes criterios como el valor del suelo y el de la construcción.

Por el contrario, el valor de mercado o valor venal es el que alguien está dispuesto a pagar por la vivienda. O lo que es lo mismo, el precio al que podría venderse el inmueble teniendo en cuenta la zona en la que está situado y una tasación previa.

En cualquier caso, el valor catastral nunca suele superar al del mercado y se sitúa habitualmente en la mitad del mismo.

Etiquetas