Las mejores zonas “prime” para invertir en España

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Tras encuestar a 700 inversores internacionales, el informe sobre sus intenciones globales elaborado por la consultora CBRE ha determinado que Madrid está en el top 10 de las ciudades más atractivas para el capital inmobiliario. En concreto ocuparía el sexto lugar, solo superada por Londres, Tokio, San Francisco, Sidney y Nueva York.

En dicho estudio se subraya que en 2014 la capital incrementó en un 98% el volumen de inversiones recibidas respecto a 2013, progresión que se espera se prolongue durante este y los próximos años. “El interés por Madrid es extensible a Barcelona y a otras ciudades españolas”, ha afirmado Mikel Marco-Gardoqui, director de inversión de CBRE.

El informe no deja duda de que el mercado español se revitaliza, especialmente en las grandes ciudades y en la costa, que son las zonas más interesantes para la inversión nacional y extranjera.

Sobre ello debatieron varios expertos durante el foro inmobiliario celebrado en el marco del SIMA, con dos notas predominantes: optimismo y prudencia. “Hay que tener cautela porque el crecimiento está ocurriendo en sitios concretos, no en todo el país. No es lo mismo Sevilla que Madrid o Barcelona”, apuntó Gregg Gilbert, Principal Head of Spain de Benson Elliot Capital Management LLP.

En efecto, los participantes coincidieron en que, aunque el sector se está activando con fuerza y promete rentabilidades desconocidas en los últimos siete u ocho años, hay que estudiar en detalle tanto las ubicaciones como los inmuebles.

La mejor referencia es la actividad de los grandes inversores, que cuentan con datos sobre la probable evolución de cada mercado. Como explicó Augusto Monte, director de Comercialización y Transacciones de Solvia, “se están realizando compras de paquetes de producto residencial en Madrid, Barcelona, País Vasco y Levante, sobre todo. Y también se están comprando solares para planificación residencial con recorrido en la gestión del producto”.

Pero el mercado se enfrenta, al mismo tiempo, a algunos riesgos que tienen que ver con la estabilidad del sector y la evolución de los precios: “Los inversores buscan activos que tengan un valor añadido (locales, centros comerciales…). El problema del mercado español es que resulta poco transparente en cuanto a los precios –afirmó José García, director de Real Estate Investment de Chenavari Financial Group–. Facilitar una información adecuada favorecería la demanda”.

Augusto Monte coincide en ese diagnóstico: “La clave para que el mercado reaccione con velocidad se basa en una mayor transparencia del sistema de precios”. Precisamente, los motivos de esa falta de claridad en las tarifas se hallan, en parte, en el rápido crecimiento. “El gran inversor se está centrando en Madrid. Dado el tamaño del mercado español, el mercado prime se está agotando y eso hace que se estén alcanzando precios que hace unos años no habíamos creído”.

Los inversores ya saben que las grandes ciudades y la costa se han convertido en una gran oportunidad, pero hay que ser realistas: no todo aporta valor y los cálculos deben hacerse a medio plazo. Así lo expone Gregg Gilbert: “Hay que tener cuidado en dónde invertir y considerar que, tanto compradores como vendedores, están haciendo sus movimientos teniendo en cuenta las valoraciones previstas para el periodo 2016-2018”.

Etiquetas