El mar desde la cama

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Constante, rítmico, incesante… Así es el sonido del mar.

Dicen que es uno de los sonidos más relajantes que hay y todo aquel que haya podido experimentar el quedarse dormido, poco a poco, arropado por él, como si de una nana se tratara, sabe que es cierto.

Un placer como puedan existir pocos y que podría estar más cerca de lo que creemos… Te descubrimos la ruta “hotelera” del mar, el recorrido por algunas maravillas en las que alojarnos para sentir el mar, con todos nuestros sentidos.

Faros, submarinos convertidos en hotel, resorts subacuáticos de cristales transparentes, habitaciones desde las que se ve el fondo marino… Este tipo de hoteles parecen de ciencia ficción pero son muy reales. Una de sus principales ventajas es poder disfrutar de la fauna y flora marinas desde la cama y, claro está, pasar unas vacaciones diferentes en las que poder olvidarse del mundanal ruido y perder la noción del tiempo.

Flotando sobre el mar

Jumeriah Port Sòller Hotel&Spa

Sobre el mar, sobre el cielo… Alojarse en el Jumeriah Port Sòller Hotel&Spa es algo que todos deberíamos poder hacer en algún momento de nuestra vida.

Localizado en la bella Palma de Mallorca, situado sobre un acantilado con vistas al pueblo pesquero de Port de Sóller y rodeado por la sierra de Tramuntana; dormir en el Jumeriah Port Sòller Hotel&Spa es, literalmente, hacerlo sobre el mar, dejar entrar el Mediterráneo en tu habitación y sentir el arrullo de sus olas. Un auténtico paraíso.

Dormir en un faro

Semáforo de Bares

Tierra, mar, viento y un faro, vigilando, dominando el horizonte. Así es Semáforo de Bares, el lugar donde se acaba el mundo o donde casi lo hace. Y es que dormir en el Semáforo de Bares, situado a 210 metros sobre el nivel del mar, es hacerlo en la punta más septentrional de la Península, en la costa gallega de los acantilados y el mar en su estado más puro.

Sólo hay seis habitaciones en este faro. Hoy es un hotel pero ha albergado un observatorio militar desde el que se vigilaba a los barcos y se les hacía señales con banderas hasta 1960. Historia y naturaleza en esencia.

Tu cama… en proa o en popa

El Novísimo

No sólo dormir con vistas al mar sino sobre el mismo mar también es posible. ¿Cómo? Durmiendo en un barco, en el que más nos guste, pues ya son muchas las ciudades y las ofertas que podemos encontrar para que fondear y dormir sean parte de nuestras noches. Por ejemplo, en la ciudad de Valencia podemos elegir el El Novísimo, un barco de 12 metros de eslora y tres dormitorios, en el que surcar el ancho mar.

El Azul de Cortés

Muy cerca, en el puerto de Alicante, nos espera, si así lo preferimos, el Azul de Cortés, un sueño de embarcación hecho realidad en el que, con más de 40 metros de eslora, poder dormir en medio del mar hasta 12 personas.

Y tú, ¿dónde quieres dormir? ¿En proa o en popa?

En el fondo del mar

Lovers Deep

Aquí no oiremos el sonido de las olas porque estaremos durmiendo, literalmente, bajo ellas. Y es que os traemos tal vez la opción más exótica de todas: dormir en un submarino. Para ello tendremos que desplazarnos al Caribe donde nos espera el Lovers Deep, de la mano de Oliver’s Travels, una agencia especializada en viajes exclusivos y en estancias únicas en castillos y mansiones.

Soñar con el Caribe, atendido por un mayordomo y con todos los lujos posibles…. Desde dentro de sus aguas.

Una habitación submarina

Underwater Room

Tanzania es nuestra última parada en este viaje a través y bajo el mar. En este caso, nos vamos a The Manta Resort y su habitación submarina: Underwater Room, a 250 metros del litoral de la isla de Pemba.

En la tercera de sus plantas y a través de sus ventanas observaremos peces, corales, moluscos y cualquier especie que habite en las profundidades del mar… Tanto de día como de noche, gracias a que su exterior se ilumina para que la fauna submarina brille al pasar por delante.

Como vemos, las opciones son muchas… La inmensidad del mar nunca estuvo más cerca. Elige cómo y dónde quieres oír los cantos de las sirenas…

Etiquetas