La madera regresa a las grandes ciudades con edificios de altura

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Los vecinos del barrio de Gràcia, en Barcelona, suelen pararse a contemplar cómo avanzan con rapidez las obras de la casa unifamiliar que el estudio House Habitat está levantando allí utilizando solo madera, lo que supone una curiosa excepción entre los tradicionales bloques de ladrillo y hormigón que la rodean.

Sobre todo llama la atención su altura: cinco pisos. Cuando esté concluido, el próximo verano, será el edificio de madera más elevado de la Ciudad Condal, con una superficie útil de 346 m2, y su coste rondará los 1.000 euros por m2. El precio es solo una de sus ventajas, estas son las otras:

  • Tendrá un certificado energético de categoría A. La madera es un excelente aislante contra el frío y el calor, por lo que se reduce considerablemente el gasto, más aún al incorporar un sistema de aerotermia. Se estima que la factura mensual por la calefacción, la refrigeración y el agua caliente no superará los 62 euros.
  • Es una construcción totalmente ecológica. La madera proviene de bosques controlados, la pintura utilizada es mineral con aceites vegetales y las colas y espumas contienen un 0% de disolventes.
  • Estas casas se construyen más rápido que un inmueble de hormigón, porque los materiales están hechos a medida y solo hay que colocarlos”, explica Pere Llinares, gerente de House Habitat y responsable de la obra.

Estas características son comunes a las modernas construcciones en madera y se suman a las nuevas técnicas arquitectónicas que hacen posibles estructuras de mayores dimensiones. No es de extrañar, por tanto, que este material reutilizable, reciclable y biodegradable comience a regresar a las ciudades para hacer de ellas hábitats más naturales y sostenibles.

Proyectos espectaculares

Lérida ya cuenta con el edificio en madera más alto de España y actualmente, además del proyecto del barrio de Gràcia, se están realizando otros similares en Barcelona y Palamós. Proyectos modestos si los comparamos con la torre Stadthaus N1, en Londres: 30 metros de altura y 29 apartamentos diseñados por la firma Waugh Thistleton Architects. Hasta ahora es el mayor edificio residencial del mundo construido con madera. Pero es posible que muy pronto deje de serlo si se llevan a cabo los que ya se han planeado para Estocolmo y Viena.

El estudio de arquitectura escandinavo C.F. Møller and Dinell Johansson y la consultora Tyréns pretenden levantar en la capital sueca un espectacular edificio de 34 pisos con espacios divididos en madera laminada, lo que aligera el peso y permite diseñar estancias flexibles, ajustadas a las necesidades de sus habitantes.

El proyecto austríaco, diseñado por Caroline Palfy, de Kerbler, es aún más ambicioso. El HoHo, como lo han bautizado, alcanzará una altura de 84 metros; podrá considerarse como un rascacielos en toda regla con la estructura en madera más grande del mundo. Albergará un hotel, apartamentos y oficinas, un restaurante y un spa. La inversión será de unos 60 millones de euros.

Baratos, sostenibles, de alta eficiencia energética, con espacios flexibles y estructuras cada vez más verticales y de mayor capacidad. Solo es el comienzo del retorno de la madera a las ciudades.

Etiquetas