Los ocho pueblos abandonados de España más curiosos

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Aunque nadie habita en ellos, se han convertido en un reclamo turístico para los curiosos y amantes de la historia de nuestro país. En España, hay muchos pueblos abandonados que aún conservan el encanto y aroma del pasado: pasear por sus calles, disfrutar de vistas espectaculares o visitar sus castillos hacen que nos traslademos a una época dorada. Así son ocho de los pueblos más curiosos de España que están abandonados. Ocho destinos por descubrir.

  1. Ochate, Burgos

Lo llaman el “pueblo maldito” porque algunos de sus visitantes aseguran que en él han ocurrido varios fenómenos paranormales, psicofonías y apariciones. Se encuentra situado en el Condado de Treviño, en Burgos, y desde el siglo XIX está deshabitado, tras haber sufrido numerosas epidemias. Hoy en día, solo permanecen en pie la Torre de San Miguel, de 33 metros de altura, una ermita y algunas casas que están en ruina. Sin duda, un destino más que recomendable para los amantes del misterio y lo paranormal.

 

  1. Os Teixois, Asturias

Visitar Os Teixois es como volver al pasado, pues el tiempo parece haberse parado en este pueblo. El encanto de esta pequeña aldea es incomparable a cualquier otro lugar. En Os Teixois, los visitantes pueden disfrutar de obras arquitectónicas tan auténticas como hórreos o casonas de gran belleza. Todo el pueblo está rodeado de montañas, siendo el agua uno de los protagonistas indiscutibles del lugar. Hoy en día, Os Teixois se ha convertido en un complejo etnográfico, digno de visitar por su gran valor histórico.

blog-anida-bbva-vivienda-taramundi-asturias

Imagen de Jose Luis Cernadas Iglesias

 

  1. Granadilla, Cáceres

Su estado de conservación sorprende por la belleza de sus murallas y el excelente estado en el que se encuentra su castillo. Fue fundado por los árabes en el siglo IX y su primer nombre fue Granada, nombre que cambió por Granadilla al conquistarse la Granada que todos conocemos (Andalucía). El pueblo estuvo rodeado por el embalse de Gabriel y Galán, lugar que se inundó y que obligó a sus habitantes a abandonarlo. Hoy en día, este lugar cuenta con un paisaje inigualable y podemos visitarlo si conducimos 40 kilómetros desde Plasencia. Es un lugar de gran interés cultural dentro de la provincia.

blog-anida-bbva-vivienda-granadilla-caceres

Imagen de Jose Losada – Fotografía

 

  1. Belchite, Zaragoza

Lo que más llama la atención de este pueblo es que aún mantiene ese peculiar olor que acompaña a toda guerra. Fue destruido y bombardeado en 1.937 y desde entonces, se conserva tal y como quedó. Precisamente ahí es donde reside la belleza del lugar, en el legado histórico que representa. Sin embargo, en el pasado Belchite fue uno de los municipios más prósperos de Zaragoza, así como uno de los más bonitos. Sus habitantes intentaron levantarlo de las ruinas, y hoy en día ha sido catalogado como “pueblo fantasma” en el que muchos aseguran escuchar voces o psicofonías.

Blog-Anida-BBVA-Vivienda-Belchite-2

 

  1. San Vicente de Munilla, La Rioja

Munilla aún conserva el aroma de un pueblo que sufrió la gran avalancha migratoria propia de los años cincuenta. En 1940 había 240 vecinos pero poco a poco, la penuria y la necesidad hicieron que se fueran marchando en busca de trabajo a las grandes ciudades. Sin embargo, años más tarde, se trata de recuperar y mantener el encanto de sus edificios gracias a una asociación de amigos del pueblo. Destaca la Iglesia de San Vicente (siglo XVII), la ermita de la Virgen de Arriba o la propia escuela.

 

  1. Umbralejo, Guadalajara

De gran belleza, esta localidad conserva las edificaciones originales, en su mayoría de piedra. Sufrió también la migración de sus habitantes, que fueron reubicados con el fin de mantener la naturaleza de Umbralejo, quedándose sin habitantes en 1.971. Su encanto natural radica en su localización: se encuentra rodeado de pinos, encinas y árboles. En el pueblo, había más de 50 edificaciones propias del siglo XVIII, que han sido rehabilitadas hoy en día como alojamientos rurales, con un fin turístico. Para visitarlo, hay que acercarse al norte de Guadalajara, muy cerca de la Sierra de Ayllón y Valverde de los Arroyos. Una cita para los amantes de los pueblos negros tan conocidos en esta zona.

blog-anida-bbva-vivienda-umbralejo_01

Imagen de Xuanxu

 

  1. Escó, Zaragoza

Para encontrar los primeros habitantes en Escó tenemos que trasladarnos a la Edad del Bronce, tal y como atestiguan algunos restos encontrados. Sin embargo, hoy en día solo hay cuatro habitantes censados. La mayoría de sus ciudadanos tuvo que abandonar el pueblo en los años 60 a consecuencia de la construcción del pantano de Yesa. El lugar está prácticamente en ruinas, pero conserva la belleza propia de las aldeas aragonesas y aún se puede disfrutar de la iglesia de San Miguel, de estilo románico o la ermita de Nuestra Señora de las Viñas, así como atisbar el esplendor que vivió este pueblo aragonés. Hoy en día, hay una asociación que trata de recuperar el pueblo.

blog-anida-bbva-vivienda-esco

Imagen de Tony Hisgett

 

  1. As Veigas, Asturias

A la belleza propia de la provincia de Asturias, hay que añadir el encanto que reside en As Veigas, pueblo que se encuentra deshabitado en el complejo de Taramundi, entre bosques frondosos. La aldea se caracteriza por una arquitectura muy particular, con los tejados de pizarra. Entre sus edificios más importantes destaca la Iglesia de Santa María de las Nieves, que data del siglo XVII. Hoy en día se conserva en muy buen estado y se ha convertido en un gran reclamo para el turismo rural de la zona.

Etiquetas