Los edificios más emblemáticos construidos con hormigón

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El hormigón es un material compuesto por diferentes elementos: áridos, agua, cemento y otros aditivos. Sin duda, es uno de los materiales más utilizados en la construcción de obras civiles durante el último siglo. El hormigón armado es una variedad del hormigón, y básicamente se trata de un bloque de hormigón reforzado en el interior por barras de hierro o acero, que hace las funciones de “esqueleto del edificio”.

El hormigón armado tiene muchas cualidades: es muy compacto, consistente, homogéneo y resiste las altas temperaturas y vibraciones que se pueden producir en las ciudades. Es el material elegido para la construcción de multitud de puentes, túneles o edificios muy conocidos, como las Torres Blancas de Madrid, el restaurante Los Manantiales de México o el Banco de Londres, en Buenos Aires. ¿Quieres conocer un poco más en detalle cada uno de estos curiosos edificios y por qué son tan emblemáticos?

  1. Unite d´habitation de Marsella, Francia

Construido entre 1946-52, este emblemático edificio obra del arquitecto Le Corbusier supuso un icono en el mundo de la arquitectura. Para entenderlo bien, debemos contextualizar el momento de su construcción: justo después de la Segunda Guerra Mundial. El edificio sirvió para que el arquitecto francés pusiera en práctica las teorías de la proporción a escala. Por otro lado, se trataba de un edificio “autosuficiente”, basado en un sistema de viviendas colectivas, rechazando así las casas unifamiliares. En su lugar, Le Corbusier apostó por rascacielos como unidades de arquitectura urbana y a los pies de cada una, un espacio dedicado al jardín o zonas verdes comunes. El edificio Unite d´habitation de Marsella estaba concebido para realojar a víctimas de barrios destruidos por la guerra.

  1. Torres Blancas, Madrid

Por situarnos en nuestro país, un ejemplo de edificio construido en hormigón y que supuso una revolución en los años 60 fue Torres Blancas. Este edificio de viviendas fue obra de Francisco Javier Sáenz de Oíza, junto a Juan D. Fullaondo y Rafael Moneo. En un primer momento, se trataba de un experimento con el que se quería romper con todas las convenciones establecidas en el mundo de la arquitectura hasta el momento. Sus arquitectos concibieron la obra como un “conjunto de árboles” unidos entre sí por un entramado de escaleras verticales, que se abrían a miradores y terrazas. La torre principal tiene una altura de 71 metros y hoy en día, se ha convertido en un gran reclamo para los estudiantes de arquitectura.

  1. St John´s Abbey Church, Minessota

La obra fue planificada por el renombrado arquitecto Marcel Breuer, después de que el abad Baldwin Dworschak pidiera a 12 arquitectos presentar un ambicioso diseño que fuera un verdadero monumento arquitectónico al servicio de Dios. El concurso lo ganó el arquitecto húngaro Marcel Breuer, que proyectó una gran estructura de hormigón concebida como  un espacio abierto que invitaba a los fieles a asistir a la Iglesia y a la vez, rindiera tributo al Señor. El edificio se convirtió en un icono en el mundo de la arquitectura y de la religión, siendo muy aclamado.

  1. Restaurante Los Manantiales, México

Como si de una flor de loto se tratara, el diseño del arquitecto Félix Candela fue construido en 1957, en la ciudad mexicana de Xochimilco. El edificio alberga un gran restaurante con capacidad para mil comensales. La gran bóveda está formada por la intersección de 8 grandes “pétalos” generando una planta de casi 42 metros de diámetro. Los Manantiales fue concebido como un edificio que debía convivir a la perfección con los jardines en los que estaba ubicado. Lo más increíble es cómo el arquitecto consiguió que un material tan pesado como el hormigón conviviera de forma tan natural en un entorno verde.

  1. Banco de Londres, Buenos Aires

El edificio está compuesto por grandes piezas de hormigón visto que parecen sumarse las unas a las otras, presentando una original fachada perforada y a la vez sirviendo de estructura del edificio. Eso permite que el interior del mismo tenga una gran amplitud. Clorindo Testa fue el artífice de esta gran obra, que tenía como objetivo romper con lo establecido hasta el momento. Por eso, el edificio supone una ruptura total para la ciudad de Buenos Aires. Su arquitecto, nacido en Nápoles, se crió en Argentina convirtiéndose en un reconocido arquitecto y artista plástico, lo cual queda perfectamente reflejado en sus obras. El Banco de Londres en Argentina es una de ellas.

  1. Palacio de Congresos Ciudad de Oviedo

Este polémico edificio fue diseñado por el arquitecto español, Santiago Calatrava, que optó por el hormigón blanco para dotar al edificio de una gran luminosidad. El arquitecto también usó acero pintado de blanco y vidrio para completar la construcción. El Palacio de Congresos de Oviedo tiene una planta elíptica y cuenta con un gran vestíbulo y sala principal mas otras 14 modulares, permitiendo así adaptarse a cualquier tipo de evento que pudiera albergar. El arquitecto valenciano, Premio Príncipe de Asturias de las Artes, diseñó este gran “huevo” con brazos y piernas para albergar el Palacio de Congresos, un hotel, oficinas y un gran aparcamiento. Sin duda, Calatrava con sus originales obras, se ha convertido en uno de los arquitectos más controvertidos de nuestro país.

 

Imagen: The “Corbusierhaus” in Berlin, autor: Manfred Brückels

Etiquetas