El Internet de las Cosas entra en la cocina

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

La conectividad va a permitir controlar y facilitarlo todo. Casi cada objeto y cada aparato, nos transmitirá información a la vez que realizará las tareas asignadas con la máxima eficiencia y ahorro. Con esas características, el hogar se convierte en el entorno propicio para experimentar con nuevos desarrollos, empezando por la zona más tecnificada de la casa, la cocina.

El Internet de las Cosas ya es una utilidad más en los electrodomésticos, una solución para quienes buscan comer sano sin mucho esfuerzo y un sistema de seguridad contra accidentes.

Apenas se ha empezado a descubrir su potencial, aunque los avances que se han presentado hasta ahora nos dan una idea de cómo serán las cocinas en muy pocos años. Repasemos algunos de ellos.

Lavadoras inteligentes

Gastan menos agua y energía y necesitan menos detergente. Por ejemplo, el EcoBubble de Samsung inyecta burbujas a presión para disolver mejor el jabón y que entre en los tejidos pudiendo lavar siempre en frío. Panasonic facilita el planchado con chorros del vapor. Y las lavadoras Haier calculan la cantidad de detergente y suavizante que se precisa según la carga.

La idea además es que el usuario pueda recibir en el móvil notificaciones sobre su colada, con opciones de uso según los tejidos, colores o el mejor tipo de secado. Y por supuesto, ponerla en marcha a distancia.

Frigoríficos que controlan los alimentos y su propio funcionamiento

Diversas marcas trabajan en aplicaciones que transmiten a los dispositivos móviles el estado de los alimentos para que no se estropeen ni caduquen, o dan avisos cuando sea necesario reponerlos. Incluso podrían programarse para que si un producto se está agotando, manden una orden de compra al supermercado.

LG ha desarrollado el Smart Diagnosis, que también equipan algunas de sus lavadoras: cuando detecta un mal funcionamiento, contacta con el servicio técnico enviando un informe. En algunos casos el problema se resuelve en remoto.

Hervidores y ollas conectadas

Nutricook es una olla a presión que, a través de bluetooth, conecta con el móvil para informar de la presión adecuada y advierte sobre cuándo debe disminuirse o aumentar el fuego según el tipo de alimento.

Anova y Mellow son dispositivos para cocinar al vacío. Se coloca el producto en una bolsa de plástico que luego se introduce en un recipiente con agua. A partir de la receta que quieras preparar, el sistema te advierte del tiempo requerido y se puede desconectar solo.

Barbacoas y hornos con wifi

Ya no se corre el riesgo de dejar cruda o pasada la carne o el pescado que se hace en una plancha o a la parrilla. IGrill es un termómetro que se clava en la pieza y te manda un mensaje al móvil cuando ha alcanzado la temperatura adecuada.

Una función similar lleva a cabo el horno Discovery IQ. Trabaja en red con el sistema operativo Android. Descarga recetas, analiza instrucciones y programa la cocción para cada caso. No hay ni que pensar, solo introducir el alimento.

Seguridad contra accidentes

La compañía española Copreci ha creado un sistema que conecta de forma inalámbrica los detectores de humo y monóxido de carbono con una válvula de gas inteligente. Si se percibe una fuga o un incendio, la válvula cierra de inmediato la entrada de gas general o la del electrodoméstico.

La misma empresa ha desarrollado una variante de este sistema para conectar la vitrocerámica y el extractor. Se llama Cleanhood y hace que el extractor se ponga en marcha a la vez que la vitrocerámica, regulando su intensidad según la potencia de cocción. Y si el extractor detecta un exceso de humo, envía una orden a la vitro para que se apague.

Etiquetas