Hundertwasser: arquitecto, ecologista, escritor…

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

La historia está llena de genios, estudiosos, artistas… hombres y mujeres que dedicaron años y años de su vida al estudio especializándose en un área concreta del conocimiento. Muchos de ellos, gracias a su constancia y a su extrema dedicación, consiguieron resultados que han supuesto grandes avances para la humanidad.

Es impactante hasta dónde puede llegar el hombre por ese afán de obtener respuestas, y resulta todavía más increíble saber que algunos de ellos no han conseguido saciar esa sed de conocimientos aplicándose en una única área. Estamos hablando de ese perfil de pensadores y estudiosos que han hecho grandes aportaciones al mundo de una forma muy polifacética. 

Estructuras al estilo Hunderwasser

Leonardo da Vinci es probablemente la persona con mayor número de talentos en múltiples disciplinas que haya existido. Fue pintor, ingeniero, inventor, anatomista, botánico, científico, escultor, escritor, filósofo…

Este es el caso también del artista multifacético austriaco Friedrich Stowasser. Conocido por el seudónimo de Hundertwasser, en su vida se dedicó a la arquitectura, la decoración, la escultura, la pintura, la escritura… Nació en Viena en 1928 y falleció a sus 72 años tras haberse atrevido con el diseño de edificios, muebles, sellos postales, vestidos, decoración de libros, escritura de manifiestos e incluso puso en marcha performance-art. Una de ellas, en la que apareció desnudo en público para promocionar un wáter ecológico que ahorraba agua.

Sus diseños arquitectónicos están repartidos por todo Austria, en total unas 17 obras, aunque también se encuentran en otros países como Alemania, Japón, EEUU, Israel, Suiza, Nueva Zelanda. Su estilo se caracteriza por el rechazo a las líneas rectas (a las que en un momento determinado llegó a denominar como la “herramienta del diablo”), los colores brillantes y las formas orgánicas.

Hundertwasser

Piezas diseñadas por hundertwasser

Consideraba que el diseño de cualquier edificio debería recibir influencia de las personas que iban a habitarlo y manifestó que la arquitectura estándar no podía ser considerada un arte. En Viena, fue el responsable de la construcción de los edificios conocidos como Hundertwasserhaus, de bajo coste y por los que el artista nunca cobró voluntariamente. Se dice de él que era un artista responsable, comprometido y un tremendo defensor de la naturaleza.

Pasó su vida tratando de mejorar el planeta a través de la creatividad. Formuló teorías en las que defendía la necesidad de que en todas las ciudades del mundo se plantaran árboles y en sus últimos años participó en varios proyectos urbanísticos siempre desde el punto de vista de la ecología: alcantarillado, tejados con vegetación e incluso sociedades sin residuos y ahorro de energía. Otro de sus sellos de identidad son las cúpulas de cebolla y las espirales, que va a utilizar por ejemplo en la casa espiral, una vivienda ecológica que reduce la contaminación.

Hunderwasser

Edificios al estilo Hunderwasser

No contento con todo esto, pasó su vida viajando con poco dinero. Vivió en Italia, pasó unos años en París, viajó a Marruecos, Túnez, el norte de África…

Era claramente un hombre polifacético que albergaba varias personalidades artísticas en sí mismo. En su vida, se cambió de nombre más de 10 veces. Cuando le preguntaban el motivo de esos cambios de nombres, él contestaba que le gustaría ser diez Hundertwasser para poder hacer diez veces más cosas. 

Etiquetas