10 estaciones de tren espectaculares: el verdadero arte de viajar

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Novelas y películas han hecho de las estaciones de ferrocarril lugares recurrentes para separaciones y reencuentros, para el romanticismo, la aventura, la tragedia o simplemente para la vida.

Pocas obras como estas, vinculadas a la cultura popular, han sido capaces de aunar funcionalidad y arte. Y a ese desafío se siguen enfrentando los arquitectos e ingenieros que ahora emprenden la remodelación de sus viejas estructuras o diseñan nuevas propuestas desde la innovación y la modernidad.

Tras repasar relatos literarios, críticas de expertos en medios especializados y las opiniones de viajeros en guías y foros turísticos, hemos elaborado un Top 10 con algunas de las estaciones más espectaculares del mundo. Cabrían muchas más, pero estas seguro que no podrían faltar.

St. Pancras (Londres)

Se levantó en 1868 y los londinenses siempre la han considerado la más bella del mundo. La remodelación emprendida por Paul Day en 2007 no les ha hecho cambiar de opinión. Muchos la reconocerán por las películas de Harry Potter. Es verdad que él siempre toma el tren en la cercana estación de King’s Cross, pero los exteriores pertenecen a St. Pancras.

St.Pancras

Estación St.Pancras en Londres. Foto de: amandabhslater

Chhatrapati Shivaji (Bombay)

Patrimonio de la Unesco desde 2004,  es una fascinante mezcla del estilo tradicional de los palacios indios y el renacimiento gótico victoriano. Construida en 1878 por el arquitecto británico F.W. Stevens, apenas ha cambiado desde entonces: sigue siendo el corazón de una de las ciudades más populosas del mundo.

Chhatrapati Shivaji

Estación Chhatrapati Shivaji en Bombay. Foto de: Hetarllen Mumuriken

Grand Central (Nueva York)

Hace poco celebró su centenario. Este majestuoso ejemplo del estilo Beaux Arts, diseñado por los estudios Reed&Stem y Warren&Wetmore, ha sido escenario de tantos rodajes que son millones los curiosos que cada año se acercan a ver su espectacular escalinata y su cúpula celeste.

Grand Central

Estación Grand Central en Nueva York. Foto de: EmBe79

Dunedin (Nueva Zelanda)

Dicen que es el monumento más fotografiado del país. Una bellísima obra de ingeniería. De estilo renacentista flamenco,  es obra del arquitecto local George Troup y fue inaugurada en 1906. Hoy ha cedido parte de su espacio a una zona de ocio joven.

Dunedin

Estación Dunedin en Nueva Zelanda. Foto de: PhillipC

Kanazawa (en la isla de Honshu, Japón)

Forma parte de la historia monumental japonesa. La construcción, levantada en 1898, es uno de los pocos símbolos de la arquitectura civil que se salvó de la Segunda Guerra Mundial. El gusto modernista nipón reactualizó el edificio en 2005 con una gigantesca puerta y una estructura de madera y vidrio.

Kanazawa

Estación Kanazawa en Japón. Foto de: Paul Mannix

Estación Central de Amberes (Bélgica)

Impresiona su revestimiento de piedra y su cúpula de 44 metros de altura en hierro y vidrio. Clemente van Bogaert la finalizó en 1905 para convertirse en la estación más bella de Europa, tal y como la definió la revista Newsweek en 2009.

Estación Amberes

Estación de tren de Amberes. Imagen de: FaceMePLS

Maputo (Mozambique)

No hay otra obra así en toda África. La concibió Gustave Eiffel en 1910, aunque él nunca llegó a pisar la por entonces colonia portuguesa. Su singular estilo se percibe en el gusto por el metal en las celosías de hierro forjado, arropadas por una fachada en tonos verdes.

Maputo

Estación de tren de Maputo. Imagen: MauritsV

Atocha (Madrid)

No podía faltar nuestra principal aportación nacional a la arquitectura ferroviaria. Además, es una de las más antiguas: la terminal comienza a funcionar en 1851, aunque su reconocible estilo industrial, donde se impone el acero, el vidrio y el ladrillo, no se concluye hasta 1892, según los diseños de Alberto de Palacio en colaboración con Eiffel. Remodelada en 1992, hoy la nave central destaca por su invernadero tropical.

Atocha

Estación de Atocha en Madrid. Imagen de: mabel flores

Estación Central de Milán (Italia)

Nació en 1931 como uno de los proyectos megalómanos de Benito Mussolini. En esta ocasión la pretendida majestuosidad se logró con una estructura fantástica en la que se combinan el Art Noveau y el Art Deco, con techos abovedados, cúpulas de cristal y una espectacular decoración interior que podría asemejarse a la de un museo clásico.

Estación Central Milán

Estación Central de Milán, imagen de: John Picken

Estación de Lieja Guillemins (Bélgica)

Poco queda de la vieja estación de 1842. El arquitecto Santiago Calatrava se encargó hace cinco años de convertirla en un asombroso desafío vanguardista, con su cúpula de 200 metros de longitud y 35 metros de altura.

Estación Lieja

Estación Lieja en Bruselas: Imagen de: Bert Kaufmann

Etiquetas