El Brexit y sus consecuencias en el mercado inmobiliario español

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El pasado 23 de junio de 2016 pasará a la historia como una de las fechas clave para Europa que incrementa, además, la incertidumbre del escenario económico global, según un análisis de BBVA Research publicado el pasado 5 de julio.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea ha generado gran expectación, preguntas y sobre todo incertidumbre para los 200.000 españoles expatriados y para los 280.000 británicos que residen en nuestro país. Muchas preguntas que aún no tienen respuesta. ¿Qué pasará con la sanidad? ¿Cómo afectará el Brexit al mercado inmobiliario? Sin duda, son cuestiones que se verán afectadas por esta decisión. Hoy analizamos algunas de ellas que afectan directamente al sector inmobiliario.

Reino Unido, principal inversor extranjero en el mercado inmobiliario español

El abandono del Reino Unido de la UE podría tener repercusiones negativas en el mercado inmobiliario español, ya que los británicos son el principal inversor extranjero de nuestro mercado inmobiliario. Las cifras hablan por sí solas. Según el Ministerio de Fomento, en 2015 el 17,3% de las compras de viviendas fueron realizadas por extranjeros, de las cuales el 21,3% fueron realizadas por ciudadanos británicos, seguidos de los franceses con un 8,7%. A nivel geográfico, la costa española sigue siendo el principal atractivo para que los inversores extranjeros, eligiendo como favoritas Alicante, Canarias, Baleares, Andalucía o la costa catalana.

Ahora que el sector inmobiliario está respirando, se nota una tendencia al alza en la venta de viviendas en el mes de abril y mayor concesión de crédito hipotecario, se produce un hecho, el Brexit, que será un condicionante a tener en cuenta, sin duda, en las operaciones inmobiliarias que se realicen en nuestro país.

José Antonio Pérez Ramírez, director de Cátedra Inmobiliaria del Instituto de Práctica Empresarial, asegura que “el Brexit afectará a los inversores, dependiendo del perfil económico que tenga el comprador. Es decir, los clientes de renta baja o media, difícilmente podrán comprar una vivienda si continúa la devaluación de la libra y no disponen de ahorro. Sin embargo, los compradores ingleses de renta alta y con ahorro, seguirán comprando en España, entre otros motivos para protegerse de la devaluación de la libra. De hecho, algunos establecerán su residencia en nuestro país”. Por otro lado, muchos son los expertos que aseguran que puede ser un buen momento para aunar esfuerzos y dirigirnos a otros mercados: “para las viviendas de precio medio-bajo, creo que habría que poner en marcha acciones de captación dirigidas a clientes de otras nacionalidades, como los escandinavos, ya que nuestro clima, gastronomía y cultura son muy atractivos para el turismo”, concluye Pérez Ramírez.

A qué se enfrenta el sector inmobiliario español

Los factores de riesgo a los que se enfrenta España y que podrían repercutir en una reducción de la compra de viviendas a nivel nacional a consecuencia del Brexit son variados. Por un lado, la caída de la libra respecto al euro supone una reducción de la capacidad de compra de una parte de los ingleses. Según el FMI, la salida del Reino Unido de la UE vendrá acompañada por una caída del PIB, lo que podría tener importantes consecuencias en el poder adquisitivo de los británicos. Y, además, toda incertidumbre viene acompañada de mayor discreción y cautela a la hora de tomar decisiones y comprar viviendas, así como de un freno considerable en el turismo en nuestro país.

El tipo de vivienda que podría verse afectado sería, principalmente, la de segunda mano ya que, según el Colegio de Registradores, el 83,5% de las viviendas que adquirieron los británicos eran de segunda mano y el 16,5% eran nuevas.  De momento, según  José Antonio Pérez Ramírez, las consecuencias se sentirán más que nada en “las viviendas de bajo precio y turismo low cost, que precisamente son las de menor valor añadido y son las que producen mayor saturación de zonas, mermando la calidad para el turismo”.

 Oportunidades

Sin embargo, no todo es tan negativo. Algunos expertos vaticinan que el Brexit quizá obligue a muchos negocios de la City a montar su infraestructura en otros países de la UE, como podría ser el caso de España. Esto podría significar una gran oportunidad para los locales y oficinas en ciudades tan importantes como Madrid y Barcelona, pues todas las quinielas apuestan a que muchos de esos negocios se instalarían en nuestro país. De hecho, José Antonio Pérez mantiene una visión optimista y recalca los efectos positivos del Brexit: “muchos fondos y capital internacional con sede en Londres están saliendo hacia Madrid y eso supone muchas oportunidades que tendremos que saber gestionar”.

Etiquetas