Eco cabins: disfrutar de la naturaleza

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Pasar unos días en la naturaleza. Aislado de todo. Sin gente ni casas alrededor. Es un deseo que puede realizarse comprando una tienda de campaña y escapando al monte. Pero probablemente la oferta no sea lo bastante atractiva para quien pretende disfrutar de un paraje ideal sin renunciar a la comodidad. 

Para ellos se han ideado las eco cabins, cabañas modulares y móviles de entre 7 y 50 m2 que pueden instalarse en cualquier lugar y que disponen de todos los servicios. Son autosuficientes al contar con placas solares para obtener energía, depósitos de agua de lluvia y sistemas de tratamiento de residuos. Además, los materiales utilizados en su construcción son naturales y reciclables. 

No precisan cimentación. Basta con anclar sus pilares mecánicos a un terreno estable y llano, lo que facilita su cambio de ubicación. El transporte se realiza en camión, en bloque o divididas en módulos. 

La demanda de estas micro cabañas está siendo tan alta, sobre todo en los países del norte de Europa, que las empresas que las fabrican proyectan diseños cada vez más sofisticados para diferenciarse en el mercado.  

Aunque destaquen por su simplicidad, en realidad son un desafío arquitectónico ya que hay que trabajar con la escala, la materialidad y la habitabilidad en espacios muy pequeños, ofreciendo el máximo confort. Veamos cuatro propuestas que han cumplido con creces esos objetivos. 

SlowCabin. Diseño: Xavier Leclair. Bélgica (36 m2) 

Desarrollada por un star-up belga e inspirada en la filosofía slow life (vivir sin prisas). Grandes ventanales con el interior (techo, paredes y suelo) revestido de madera clara para proporcionar la máxima luminosidad. La estancia principal se extiende hacia el exterior como si fuera un porche. Con cocina, baño y hasta una chimenea. 

Koda. Diseño: Kodasema. Estonia (26,8 m2)

cabins, cabañas, micro, pequeñas, naturaleza

Fuente: kodasema.com

La entrada a este sencillo cubo industrial se realiza a través de una fachada de cristal. El atractivo está en su interior, dividido en dos niveles. El salón-cocina abajo, y el dormitorio arriba. La iluminación artificial es indirecta. Su estructura modular permite extender su superficie, incluso hay un modelo diseñado para anclarse sobre una plataforma flotante.  

RollingHuts. Diseño: Olson Kundig. Estados Unidos (18,6 m2)

Es una caja de acero revestida en el exterior con madera y acero, y en el interior, con madera contrachapada y corcho. La estructura se alza sobre una plataforma apoyada en ruedas también de acero, lo que facilita su movilidad y a la vez la aísla del frío y la humedad del suelo. La cabaña se divide en dos estancias más el cuarto de baño. 

A45. Diseño: BjarkeIngels Group. Estados Unidos (17 m2)

El techo inclinado gira 45 grados (de ahí su nombre) y eleva la altura de la cabaña hasta los 4 metros. Siete piezas de vidrio se reparten en este pequeño espacio diáfano para llenarlo de luz natural. La base es cuadrada y se sustenta sobre cuatro muelles de hormigón. 

Etiquetas