Día de la eficiencia energética: cómo serán las casas del futuro

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Hacer un buen uso de la energía para intentar frenar el cambio climático está cada vez más extendido entre los ciudadanos, gobiernos, artistas y arquitectos. Los problemas de superficie, los desastres naturales o el tipo de vida nómada de algunas personas hacen que las viviendas del futuro ya no se contemplen como pisos estanco sobre un terreno, sino que sean piezas flexibles, móviles y que respondan a las necesidades de sus inquilinos en cada momento. En el día de la eficiencia energética, analizamos cómo serán las casas del futuro.

Casas cápsula 

¿Por qué vivir siempre en el mismo sitio si tienes la oportunidad de viajar y conocer otros lugares? El proyecto “viviendas cápsula” de la empresa eslovena Ecocapsule está pensado para este tipo de ciudadanos nómadas, que buscan la aventura y adentrarse en otras culturas. Está basado en un sistema muy económico que permite instalar las cápsulas en cualquier lugar del planeta –por recóndito que parezca-. A favor de este proyecto se encuentra la movilidad y su precio, aunque en contrapartida encontramos sus diminutas dimensiones (4,5 metros de largo por 2,4 metros de ancho y 2,5 metros de alto). Aunque sus creadores aseguran que pueden vivir en ellas hasta dos personas. Lo más importante de la construcción es que están dotadas para generar su propia energía a través de paneles solares y turbinas eólicas, lo que las convierte en un producto sostenible. Por el momento, solo se han construido 50 y su precio ronda los 80.000 euros.

Cómo afrontar la falta de suelo

Otro de los problemas a los que se enfrenta el planeta es la falta de espacio. La escasa superficie que queda en muchos lugares así como el desorbitado precio que hay que pagar en otros, ha obligado a muchos arquitectos a reflexionar y buscar alternativas. ¿Por qué no construir en vertical? Imaginemos algunas situaciones cotidianas: en lugar de coger el coche para llevar a los niños al colegio habría que desplazarse verticalmente, para ir al médico o hacer deporte habría que subir unos cuantos pisos. Esto ya es posible en proyectos como la Endless City de Londres, o el ecosistema sostenible de Hyperions en la India. En este se apuesta por una ciudad vertical como si fuera un bosque, combinando la naturaleza urbana, el entorno sostenible y la conexión entre todos los edificios a partir de puentes suspendidos y rodeados de vegetación. Una solución para aquellas ciudades donde el crecimiento de la población, más que un problema, es una realidad.

Digitalizar arquitectura

Los hogares del futuro tampoco serán construidos de la manera tradicional. El sector de la construcción incorporará robots como HRP-5P, que funcionarán con inteligencia artificial y serán bastante más rápidos que cualquier brazo humano. Pero la digitalización en la arquitectura va más allá. Profesionales como Nicholas DeBruyne y Ryan Cotterill ya se han planteado nuevos retos a la hora de proyectar un edificio o una vivienda. Su propuesta es ambiciosa: estructuras modulares y altamente flexibles, impresas en 3D, con la finalidad de que cada residente añada o elimine habitaciones según las necesidades de cada momento. ¿Imaginas adaptar tu casa añadiendo módulos o quitándolos según crezca tu familia?

Precisamente crear, mover, añadir o eliminar son también las premisas de las firmas neozelandesas Jasmax y Beca, que proponen construir con módulos por encima o a los lados, tratando de que las viviendas se adapten a las personas y no al revés. Además, tienen muy en cuenta el impacto positivo que este tipo de edificación tiene en Nueva Zelanda, un país azotado por los terremotos y las tormentas.

Los recursos naturales en la arquitectura 

En Reino Unido, la arquitecta Maria Vergopoulou ha diseñado un hogar hecho de fibras bioplásticas muy finas, como alternativa a la escasez de materiales de construcción que habrá en un futuro. Asegura que esto dará lugar a un movimiento basado en que los dueños de las viviendas cultivarán sus propios materiales a partir de vegetales.

Otros visionarios ya ven como opción construir ciudades sobre el agua. Muchos prevén que con el calentamiento global, algunas urbes sufrirán continuas inundaciones y por ello, plantean estructuras en 3D que aguanten la corriente o añaden fachadas hinchables en los bloques para asegurar la supervivencia de las personas.

Pero lo que todas las casas del futuro tienen en común es la protección del medio ambiente, la apuesta por las energías renovables y el uso de productos poco contaminantes. En el día de la eficiencia energética, los hogares del futuro serán sostenibles, pero también inteligentes.

 

Imagen: www.ecocapsule.sk

 

 

Etiquetas