Curiosidades del urbanismo: las calles más cortas de España

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Hay que conocer a fondo una ciudad para descubrir esos pequeños detalles que pasan desapercibidos para el visitante eventual, incluso para muchos de sus vecinos, y que, sin embargo, son parte esencial de su encanto. Más aún en España, donde el crecimiento irregular y a veces caótico de las urbes ha llenado de curiosidades y de historias sorprendentes algunos de sus rincones.

Basta con echar un vistazo al callejero para ver cómo las grandes avenidas y los paseos comerciales conviven con vías modestas, casi inexistentes, de apenas unos metros. Aunque solo sea por eso, merecen ser tan conocidas como algunas de sus hermanas mayores, así que vamos a darles publicidad. Estas son las calles más cortas de España:

1. L’Anisadeta (Barcelona)

Hace siglos, junto a la plaza de la Basílica de Santa María del Mar, se elaboraba un licor a base de anís y agua al que llamaban anisadeta, tan popular que el nombre perduró a pesar de que los cambios urbanísticos fueron acortando la vieja vía hasta dejarla en apenas cinco metros. Solo cabe un restaurante y un estrecho edificio de viviendas.

2. El Pelayuelo (León)

Está en el barrio de la Palomera, en pleno corazón de la capital castellana. Son 20 metros y dos casas bajas que siguen siendo un homenaje a un caballo, el del rey Bermudo III, que murió en batalla junto a su amo hace diez siglos.

3. Calle Segovia (Gijón)

Una docena de pasos separa la calle de Los Moros y la calle León, los que se tarda en recorrer esta callecita que hoy solo sirve para dejar paso entre dos manzanas.

Vídeo: El comercio.com

4. Rompelanzas (Madrid)

Junto a la Puerta del Sol, enlaza la calle Preciados con la del Carmen. 25 metros. Se abrió en el siglo XVI para facilitar la entrada de las mercancías en una zona llena de comercios, pero al ser muy estrecha era habitual que los carros rompieran las lanzas (las varas que unen el carruaje al tiro) al intentar girar. Ese fue su bautizo.

Rompelanzadas

Imagen Blog Secretos de Madrid

 

5. Calle de la Sombra (Zaragoza)

No tiene salida ni ofrece ningún servicio, pero el ayuntamiento decidió conservarla aunque solo sea por su bonito nombre, que hace referencia a la umbría de la zona. Próxima a la plaza del Ecce Homo se abre otra plazuela, la Corona, y de ella surgen estos siete metros de calle que lucen su inscripción grabada en cerámica.

6. Cilla (Málaga)

Es una bocacalle de Alcazabilla, muy cerca de la catedral. Se llamó así a sus 15 metros de largo porque antiguamente desembocaba en una cilla, un almacén donde la Iglesia depositaba el grano que obtenía de sus cosechas y de los diezmos.

7. Salsipuedes (Pamplona)

Desde la plaza de San José se abrió esta calleja sin salida, solo para dar servicio a unos edificios que estaban encerrados entre la catedral y el convento de las Carmelitas Descalzas. Un paseíto de 20 metros.

8. Travesía del Moral (Hervás, Cáceres)

No está entre las más cortas, pero merece un hueco en este listado por ser la más estrecha de España. Ubicada en el antiguo barrio judío, donde primero se construían las casas y, después, se trazaban las calles. Por eso algunas terminaban siendo estrechas e irregulares, aunque ninguna tanto como esta: solo medio metro de ancho.

Imagen destacada @José Manuel Ríos Valiente, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Etiquetas