Consejos y equipamiento contra incendios en las viviendas

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Los servicios de bomberos en España registraron en 2013 más de 100.000 incendios en viviendas, un número muy elevado debido, según Tecnifuego-Aespi (patronal del sector de equipos contra incendios), a que los domicilios han ido acumulando cada vez más aparatos eléctricos, maderas (parqués y tarimas) y enseres inflamables (muebles y textiles).

Es vital ser consciente de este riesgo y tomar las medidas adecuadas para reducirlo, no sólo en las viviendas particulares, sino en cada edificio residencial. Primero con una labor de prevención y después con la instalación de sistemas de detección y extinción.

Medidas preventivas

La Dirección General de Protección Ciudadana ofrece estos consejos:

En la cocina:

  • Revisar los conductos de evacuación de humos de las campanas extractoras.
  • No dejar recipientes en el fuego sin vigilancia.
  • No tapar las rejillas de ventilación.

Instalación eléctrica:

  • No sobrecargar los enchufes con múltiples dispositivos.
  • No cubrir lámparas incandescentes con tejidos o papeles.
  • No cubrir los cables eléctricos con alfombras, mantas u otros elementos combustibles y poco disipadores del calor.
  • Garantizar una buena ventilación de los electrodomésticos.
  • Hay que comprobar que el diferencial general y el cuadro general de distribución se encuentran en buen estado. En caso de incendio, hay que cortarlos.

Instalación de gas:

  • Revisiones periódicas para comprobar que la instalación, tanto en el domicilio como en el edificio, está en perfectas condiciones.
  • Si se detecta olor a gas, no encender mecheros ni cerillas, ni accionar ningún interruptor eléctrico. Se debe cerrar la llave de paso.
  • Revisar que todos los aparatos de gas estén apagados y cerrados.

Sistemas de detección y extinción

Los expertos de Tecnifuego-Aespi recomiendan instalar algunos de estos sistemas contra incendios en viviendas, zonas comunes y garajes:

  • Extintores.  No son obligatorios en las zonas comunes de los edificios de viviendas construidos antes de 1996, pero se exigen en los construidos después. Son imprescindibles en zonas de trasteros y garajes con una capacidad de cinco o más vehículos.
  • BIE o bocas de incendio. Más eficaces que los extintores ya que consiguen un caudal abundante e inagotable. Aconsejable para portales, pasillos, trasteros y garajes.
  • Rociadores automáticos. Un detector de humo o calor activa automáticamente difusores de agua instalados en el techo para sofocar el incendio. Un sistema más complejo y caro.
  • Sistemas de detección. Fáciles de instalar y baratos, detectan humo o calor y avisan con alarmas sonoras y visuales.
  • Sistemas de control de humos en zonas comunes y garajes. Mantienen las vías de paso y evacuación limpias de humo inyectando aire fresco y aumentando la presión.
  • Puertas cortafuegos. Aislan las salidas de emergencia y los accesos al edificio de las llamas y el humo.
  • Señalización y luces de emergencia. La falta de electricidad y el humo en un incendio disminuyen la visibilidad, por lo que en los edificios deben estar bien indicadas las salidas con grupos electrógenos autónomos.

 

Imagen @Tico| tmf photography, distribuída con licencia Creative Commons BY-2.0

Etiquetas